Connect with us

Mundo

Es seguro tomar un vuelo durante la pandemia por COVID-19?

Más allá de las restricciones impuestas por los distintos gobiernos, en función de la situación epidemiológica de cada jurisdicción, subirse a un avión resulta inevitable y necesario. Cuáles son las formas en la que se corre menos riesgo de exposición al virus SARS-CoV-2

editor02

Publicado

on

Los expertos en salud pública sostienen que quedarse en casa es la mejor forma de protegerse y proteger a los demás ante el coronavirus. Pero si, más allá de las restricciones impuestas por los distintos gobiernos, subirse a un avión resulta inevitable y necesario, es importante conocer la forma en la que se corre menos riesgo de exposición al virus SARS-CoV-2, responsable de generar la enfermedad ya conocida por todo el globo, COVID-19.

Lo cierto es que los vuelos están cada vez más llenos y más aerolíneas planean dejar de bloquear e inutilizar asientos para acomodar al creciente número de pasajeros.

Desde comienzos de 2021, Southwest se unió a United y American Airlines al permitir la venta de todos los pasajes disponibles. Por su parte, JetBlue redujo el número de asientos bloqueados y, como Delta y Alaska, tiene previsto retirar todas las limitaciones en algún momento de este año.

Es importante conocer la forma en la que se corre menos riesgo de exposición al virus SARS-CoV-2 (EFE/Mario Cruz/Archivo)Es importante conocer la forma en la que se corre menos riesgo de exposición al virus SARS-CoV-2 (EFE/Mario Cruz/Archivo)

La industria aérea afirma que volar es seguro y señala un reporte financiado por el sector que halló que el riesgo de contagio en los aviones es muy bajo si todo el mundo usa barbijo, ya que los aparatos tienen buena ventilación y potentes filtros de aire.

Pero los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) apuntan que sentarse a menos de 2 metros de distancia de otra persona, a veces durante horas, puede aumentar el riesgo de contagio. Y, aunque las aerolíneas siguen pidiendo a los pasajeros que lleven tapabocas, no hay garantía de que todos lo cumplan. Más de 1.000 personas que se negaron a usar mascarilla han sido expulsadas de vuelos de aerolíneas estadounidenses.

Volar supone también pasar tiempo en las filas para los controles de seguridad de los aeropuertos y en las zonas de embarque, donde también podría entrar en contacto con otra gente.

Los CDC advierten que sentarse a menos de 2 metros de distancia de otra persona, a veces durante horas, puede aumentar el riesgo de contagios (EFE/ Carlos Ortega/Archivo)Los CDC advierten que sentarse a menos de 2 metros de distancia de otra persona, a veces durante horas, puede aumentar el riesgo de contagios (EFE/ Carlos Ortega/Archivo)

En una actualización sobre viajes de comienzos de abril, los CDC flexibilizaron sus orientaciones acerca de los viajes nacionales e internacionales para las personas vacunadas, diciendo que los viajeros que estén completamente inoculados “pueden viajar con seguridad dentro de los Estados Unidos”, pero señalaron que hay un riesgo potencialmente muy alto al hablar de viajes internacionales, debido a las variantes que surgen en diferentes naciones como Brasil, Reino Unido y Sudáfrica.

Sin embargo, el organismo sigue desaconsejando viajes no esenciales debido al aumento creciente de infecciones por el virus. El dato no es menor, ya que, según datos aportados por la Universidad Johns Hopkins, el número de casos activos asciende a 56 millones de personas en todo el mundo, que se encuentran en estos momentos cursando la enfermedad. La cifra en la Argentina según el Ministerio de Salud corresponde a 258.000 casos positivos activos en todo el país.

A nivel mundial, los nuevos casos diarios de COVID-19 aumentaron por sexta semana consecutiva hasta el 6 de abril, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, con más de 4 millones de nuevos casos y 71.000 muertes semanales.

Los CDC flexibilizaron sus orientaciones acerca de los viajes nacionales e internacionales para las personas vacunadas (Jesús Hellín - Europa Press)Los CDC flexibilizaron sus orientaciones acerca de los viajes nacionales e internacionales para las personas vacunadas (Jesús Hellín – Europa Press)

De acuerdo a Linsey Marr, profesora de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad Tecnológica de Virginia, “hay tres factores a tener en cuenta: la prevalencia del SARS-CoV-2 en la población, el barbijo y la ventilación”.

Si la prevalencia del virus -en epidemiología, se denomina a la proporción de individuos de un grupo o una población, que presentan una característica o evento determinado que por lo general, se expresa como una fracción, un porcentaje o un número de casos por cada 10 000 o 100.000 personas- es alta, según Marr, “hay muchas posibilidades de que alguien en ese lugar esté infectado dentro de un avión”.

Del mismo modo, para la experta que estudia la transmisión aérea o por aerosoles del SARS-CoV-2, “todavía estamos aprendiendo sobre la eficacia de las vacunas contra las variantes del virus y sobre el tiempo que pueden proteger a las personas”.

Volar supone también pasar tiempo en las filas para los controles de seguridad de los aeropuertos y en las zonas de embarque  
 (EFE/EPA/NEIL HALL/Archivo)Volar supone también pasar tiempo en las filas para los controles de seguridad de los aeropuertos y en las zonas de embarque (EFE/EPA/NEIL HALL/Archivo)

Los estudios de los inoculantes de Pfizer-BioNTech y Moderna muestran que solo protegen en un 90% contra el coronavirus, y no en un 95%, como se informó en los ensayos clínicos. Traducido a la realidad, eso significa que, por cada millón de personas totalmente vacunadas que vuelen, unas 100.000 podrían seguir infectándose. En este sentido el rol de la mascarilla cobra vital protagonismo, ya que “el agente que causa la enfermedad puede permanecer en el aire durante una hora a través de gotas microscópicas respiratorias llamadas aerosoles”, precisó la especialista en ingeniería medioambiental.

Esto es porque quienes están vacunados de todas formas pueden contraer el COVID-19 y transmitirlo a otras personas, alertan los CDC. En marzo de 2020, afirmaban que un pasajero sin barbijo y asintomático infectó a 12 compañeros que se encontraban ubicados en un mismo sector de la aeronave, dos de ellas sentadas en clase económica y un miembro de la tripulación en un vuelo internacional de 10 horas.

El riesgo de transmisión a bordo durante vuelos largos es real, declaró la investigación de los CDC, ya que “no solo pueden dar lugar a la importación de casos de COVID-19 con diferentes variantes, sino que también pueden crear las condiciones para que se generen a posteriori eventos de superdifusión”.

El riesgo de transmisión a bordo durante vuelos largos es real (EFE/EPA/NEIL HALL/Archivo)El riesgo de transmisión a bordo durante vuelos largos es real (EFE/EPA/NEIL HALL/Archivo)

Sin embargo, un informe de la Universidad de Harvard publicado en octubre de 2020 concluyó que el riesgo de contraer el nuevo coronavirus en un avión es poco frecuente, siempre y cuando las personas se cubran con mascarillas, el aeropuerto tome precauciones de seguridad y los aviones tengan instalados filtros HEPA, es decir, para partículas de aire de alta eficiencia o High Efficiency Particulate Arresting, por sus siglas en inglés. Los filtros HEPA están clasificados para eliminar el 99,97% del polvo, el polen, el moho, las bacterias y otras partículas transportadas por el aire.

El problema es que no todos los aviones cuentan con este tipo de filtros. Los aviones privados de ocio y muchas aeronaves pequeñas alquiladas por empresas para transportar a sus ejecutivos entre reuniones no tienen filtración HEPA.

Las aerolíneas regionales de todo el mundo también pueden utilizar jets más antiguos, turbohélices y aviones con motor de pistón construidos originalmente sin filtros HEPA para completar sus flotas, transportando a miles de viajeros a destinos regionales o a terminales de aerolíneas más grandes para tomar conexiones.

Un informe de la Universidad de Harvard publicado en octubre de 2020 concluyó que el riesgo de contraer el nuevo coronavirus en un avión es poco frecuente (EFE/EPA/KATIA CHRISTODOULOU/Archivo)Un informe de la Universidad de Harvard publicado en octubre de 2020 concluyó que el riesgo de contraer el nuevo coronavirus en un avión es poco frecuente (EFE/EPA/KATIA CHRISTODOULOU/Archivo)

Muchos de estos aviones más pequeños, incluidos los regionales, no necesitan filtros HEPA para purificar el aire de la cabina porque nunca se recircula: el aire se renueva constantemente desde el exterior del avión durante el vuelo. El aire, a menudo llamado “sistema de aire fresco”, es calentado por los motores, destruyendo muchas impurezas, antes de ser enfriado y entrar en la cabina.

En relación al tercer punto planteado por Marr, la experta en transmisión aérea del COVID-19 planteó que cuando los sistemas de ventilación HEPA están funcionando en un avión, esta filtración hace que viajar en un avión grande sea más seguro que comer en un restaurante”. El problema se plantea cuando los mecanismos de ventilación no están garantizados.

Las recomendaciones incluyen el uso en todo momento de la mascarilla, que cubra nariz, boca y mentón, en lo posible elegir aquellos vuelos que no tengan escalas y en las oportunidades que se puede optar por lugares al aire libre elegir estos ambientes y por último en el camino a los aeropuertos viajar en automóviles con las ventanillas bajas, para favorecer la ventilación cruzada.

Seguir leyendo

Mundo

Coronavirus en Brasil: la tercera parte de los adultos de San Pablo contrajo COVID-19

editor02

Publicado

on

Por

La tercera parte de los adultos residentes en San Pablo, la mayor ciudad brasileña y sudamericana y una de las más castigadas por la pandemia del COVID-19 en el mundo, ya contrajo coronavirus, según un estudio serológico divulgado este jueves por la Alcaldía.

El estudio mostró que el 33,5 % de 5.760 personas cuya sangre fue analizada, es decir uno de cada tres paulistanos con más de 18 años, había entrado en contacto con el virus, explicó el secretario municipal de Salud, Edson Aparecido.

Teniendo en cuenta el margen de confianza del estudio, el porcentaje de adultos de San Pablo que pudo haberse contagiado llega al 37,1 %.

San Pablo, con 12,3 millones de habitantes, es la ciudad de Brasil más afectada por la pandemia, con 28.715 muertes y cerca de 1,09 millones de casos.

De acuerdo con la Alcaldía, el 33,5 % medido en el estudio de abril es el mayor porcentaje de contagiados en los cinco estudios serológicos realizados hasta ahora.

En el anterior estudio, en febrero pasado, el 25 % de la población adulta paulistana había entrado en contacto con el virus. En junio del año pasado, cuando fue realizado el primer estudio, el porcentaje era del 9 %.

El estudio mostró que el 33,5 % de 5.760 personas cuya sangre fue analizada, es decir uno de cada tres paulistanos con más de 18 años, había entrado en contacto con el virus (EFE/ Fabio Motta/Archivo)El estudio mostró que el 33,5 % de 5.760 personas cuya sangre fue analizada, es decir uno de cada tres paulistanos con más de 18 años, había entrado en contacto con el virus (EFE/ Fabio Motta/Archivo)

Se trata de un número altísimo y está relacionado con la circulación de la cepa P.1”, explicó Aparecido al hacer referencia a la llamada variante brasileña, que surgió en la Amazonía en noviembre pasado y que es actualmente la responsable por la mayoría de los contagios en Brasil.

Pese a que aún se desconoce si esta variante es más mortal, los estudios indican que es al menos tres veces más contagiosa que la original.

Según el secretario, la prevalencia de esta variable en las transmisiones también cambió el perfil de los infectados por el virus, ya que la franja de edad actualmente con mayor incidencia de la enfermedad es la de entre 18 y 34 años, con el 35,1 % de los casos, seguida por el grupo de entre 35 y 49 años, con el 28,7 %.

Con la P.1 tuvimos aumento de los casos entre los llamados jóvenes adultos, de entre 20 y 55 años de edad”, afirmó Aparecido, quien reconoció igualmente que el inicio de la campaña de vacunación ayudó a reducir la incidencia entre los mayores de 80 años.

Según el estudio, la mayor parte de los adultos en cuya sangre fueron detectados anticuerpos para el COVID-19 (es decir que habían entrado en contacto con el virus) no manifestó síntomas de la enfermedad.

Fuera de este 56,1 % de asintomáticos, un 37,2 % necesitó ser internado en unidad de cuidados intensivos y un 17,2 % tuvo que ser conectado a respiradores artificiales.

La situación de San Pablo refleja la gravedad de la pandemia en Brasil, actualmente el segundo país en número de muertes por COVID-19, detrás de Estados Unidos, con cerca de 430.000 víctimas, y el tercero en contagios, después de EEUU e India, con 15,4 millones de casos confirmados.

Seguir leyendo

Mundo

Según expertos británicos, retrasar la segunda dosis de Pfizer generaría más inmunidad contra el COVID-19

editor02

Publicado

on

Por

A medida que más gente es vacunada contra el coronavirus, más estudios científicos se realizan para obtener más precisión de sus beneficios a largo plazo. La respuesta de los anticuerpos en personas mayores de 80 años es tres veces y media mayor en quienes reciben la segunda dosis de la vacuna Pfizer COVID-19 después de 12 semanas en comparación con quienes la reciben en un intervalo de tres semanas, encuentra un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Birmingham en colaboración con el Public Health England.

El estudio, apoyado por el Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido, abarca a 175 personas que tenían más de 80 años y vivían de forma independient. La vacuna Pfizer fue autorizada originalmente para un intervalo de tres semanas entre dosis; sin embargo, varios países, incluido el Reino Unido, optaron por ampliar esto a un intervalo de 12 semanas para permitir que un mayor porcentaje de la población reciba una dosis de vacuna más rápido.

La investigación encontró que extender el intervalo de la segunda dosis a 12 semanas aumentó 3.5 veces la respuesta máxima de anticuerpos específicos del pico de SARS-CoV-2 en comparación con aquellos que recibieron la segunda vacuna a las tres semanas. Aunque las respuestas inmunes celulares máximas fueron menores después de la segunda vacuna retardada, las respuestas fueron comparables entre los grupos cuando se midieron en un momento similar después de la primera dosis.

Las vacunas contra el SARS-CoV-2 han sido notablemente efectivas para brindar protección a gran escala contra infecciones y enfermedades sintomáticas -  REUTERS/Kathleen FlynnLas vacunas contra el SARS-CoV-2 han sido notablemente efectivas para brindar protección a gran escala contra infecciones y enfermedades sintomáticas – REUTERS/Kathleen Flynn

El equipo concluyó que extender la administración de la segunda vacuna de Pfizer a 12 semanas potencialmente mejora y extiende la inmunidad de los anticuerpos, que se cree que es importante en la neutralización del virus y la prevención de la infección. La investigación, que se ha publicado como una versión preliminar y, por lo tanto, no ha sido revisada por pares, fue financiada conjuntamente por Investigación e Innovación del Reino Unido (UKRI) y el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR) y apoyada por la Sociedad Británica de Inmunología.

La primera autora, la doctora Helen Parry, profesora clínica académica del NIHR en la Universidad de Birmingham, dijo: “Las vacunas contra el SARS-CoV-2 han sido notablemente efectivas para brindar protección a gran escala contra infecciones y enfermedades sintomáticas, pero quedan muchas preguntas con respecto a su administración óptima para provisión de inmunidad efectiva y sostenida. Esta es la primera vez que se estudian las respuestas celulares y de anticuerpos cuando se administra la segunda vacuna después de un intervalo prolongado. Nuestro estudio demuestra que las respuestas máximas de anticuerpos después de la segunda vacuna de Pfizer mejoran notablemente en las personas mayores cuando se retrasa hasta 12 semanas”.

Según la experta, “esta investigación es crucial, especialmente en las personas mayores, ya que las respuestas inmunitarias a la vacunación se deterioran con la edad. Comprender cómo optimizar los programas de vacunación COVID-19 y maximizar las respuestas inmunitarias dentro de este grupo de edad es de vital importancia“.

Los hallazgos de la investigación pueden ser importantes en el desarrollo de una estrategia de vacunación global - REUTERS/Hannah BeierLos hallazgos de la investigación pueden ser importantes en el desarrollo de una estrategia de vacunación global – REUTERS/Hannah Beier

Paul Moss, profesor de hematología en la Universidad de Birmingham e investigador principal del Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido indicó que “las respuestas de anticuerpos mejoradas observadas después de un intervalo prolongado pueden ayudar a mantener la inmunidad contra COVID-19 a largo plazo y mejorar la eficacia clínica de esta poderosa plataforma de vacunas. “Los hallazgos de nuestra investigación pueden ser importantes en el desarrollo de una estrategia de vacunación global, ya que la extensión del intervalo de la segunda dosis de la vacuna en personas mayores puede reducir potencialmente la necesidad de vacunas de refuerzo posteriores”, aseguró.

La investigación vio al equipo tomando muestras de sangre para análisis en el laboratorio después de la primera vacuna de los participantes y luego nuevamente dos o tres semanas después de que los candidatos habían recibido su segunda vacuna. De la cohorte, 99 participantes recibieron la segunda vacuna a las tres semanas, mientras que 73 recibieron la segunda dosis a las 12 semanas. Los participantes que tenían una infección previa (10 en el grupo de intervalo de tres semanas y cinco en el grupo de intervalo de 12 semanas) fueron excluidos del análisis ya que se ha demostrado que la infección previa tiene un impacto importante en la respuesta inmune a la vacunación.

Después de su segunda vacuna, se detectaron anticuerpos específicos contra picos en todos los participantes, sin importar qué tan separados estuvieran sus dosis. Sin embargo, después de la segunda vacuna, la concentración media de anticuerpos fue 3,5 veces mayor en el grupo de intervalo de 12 semanas (4.030 U / ml) en comparación con el grupo de intervalo de tres semanas (1.138 U / ml). En relación con la respuesta inmune celular (o de células T), que juega un papel importante en el apoyo y mantenimiento de la producción de anticuerpos, el equipo encontró que dentro del grupo de intervalo de tres semanas, el 60% tuvo una respuesta celular confirmada a las dos o tres semanas después la segunda vacuna, aunque esto se redujo a solo un 15% entre ocho y nueve semanas después.

De la cohorte de ancianos de más de 80 años, 99 participantes recibieron la segunda vacuna a las tres semanas, mientras que 73 recibieron la segunda dosis a las 12 semanas - REUTERS/Dado RuvicDe la cohorte de ancianos de más de 80 años, 99 participantes recibieron la segunda vacuna a las tres semanas, mientras que 73 recibieron la segunda dosis a las 12 semanas – REUTERS/Dado Ruvic

La proporción de participantes que mostraron una respuesta celular en el grupo de intervalo de 12 semanas fue solo del ocho por ciento de cinco a seis semanas después de la primera vacuna, pero aumentó al 31% dos o tres semanas después de la segunda vacuna. Se requiere investigación para explorar más a fondo estas variaciones en las respuestas. El doctor Gayatri Amirthalingam, epidemiólogo consultor de PHE, dijo: “Las respuestas de anticuerpos más altas en personas que reciben dos dosis de la vacuna Pfizer usando un intervalo extendido de 12 semanas brindan más evidencia de apoyo de los beneficios del enfoque del Reino Unido para priorizar la primera dosis de vacuna. Este análisis muestra mejores respuestas de anticuerpos en aquellos que recibieron su segunda dosis a las 12 semanas en comparación con el programa estándar de 3 semanas.

“Es vital que acepte la oferta de vacunación, ya que es la mejor manera de protegerse a sí mismo y a su comunidad y ayudarnos a salir de la pandemia”, reafirmó Amirthalingam.

El profesor Moss agregó: “Adoptar un enfoque colaborativo para la investigación a través del Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido y los Estudios Básicos Nacionales nos ha permitido impulsar nuestro conocimiento a un ritmo increíble y desarrollar nuestra comprensión de cómo los diferentes componentes del sistema inmunológico responden a las vacunas COVID. Este conocimiento nos permitirá optimizar los protocolos de vacunación y maximizar la protección contra el SARS-CoV-2 dentro de nuestra población “.

Seguir leyendo

Mundo

¿Me puedo contagiar de dos cepas de COVID-19 distintas?

editor02

Publicado

on

Por

Si hay algo que el coronavirus no le falta es la novedad y el cambio permanente, que a su vez se van dando con tiempos distintos a lo largo de todo el planeta. El lunes pasado, detectaron por primera vez en Argentina, las variantes de la India y Sudáfrica. Los casos, se supo, fueron derivados para cumplir el aislamiento en hoteles y se informó a las jurisdicciones para que realicen el seguimiento de los contactos estrechos.

El Ministerio de Salud de Nación confirmó el diagnóstico de SARS-CoV-2 con secuenciación de variantes prioritarias en tres viajeros, en dos casos se trata de las variantes B.1.617.2 y B.1.617.1 (originariamente aislada en India) y en un tercero de la variante B.1.351 (originariamente aislada en Sudáfrica).

“Desde que iniciamos la vigilancia de secuenciación genómica en viajeros, hemos identificado variantes denominadas prioritarias en casi el 50% de los casos positivos, pero, esta es la primera vez que encontramos las variantes B.1.617.2 y B.1.617.1 (originariamente aislada en India) y B.1.351 (originariamente aislada en Sudáfrica)”, indicó Analía Rearte, directora Nacional de Epidemiologia e Información Estratégica del Ministerio de Salud de la Nación.

De esa secuenciación surge que, en los dos primeros casos -en dos menores de edad procedentes de París y residentes de Ciudad de Buenos Aires-, se halló la variante B.1.617.2 y B.1.617.1 (originariamente aislada en India); mientras que en el tercero -en una persona de 58 años, procedente de España y residente de la provincia de Río Negro- se aisló la variante B.1.351 (originariamente aislada en Sudáfrica).

Ahora bien, teniendo en cuenta la llegada de estas variantes -y las que ya circulan desde antes en Argentina- ¿puede suceder que me contagie de dos cepas distintas? La respuesta es: Sí.

"Las posibilidades de contagio con dos cepas es posibles, pero infrecuente", dice a Infobae Hugo Pizzi, médico infectólogo, epidemiólogo y magister en salud pública
 EFE/ Luis Angel Gonzales/Archivo
“Las posibilidades de contagio con dos cepas es posibles, pero infrecuente”, dice a Infobae Hugo Pizzi, médico infectólogo, epidemiólogo y magister en salud pública EFE/ Luis Angel Gonzales/Archivo

“Las posibilidades de contagio con dos cepas es posibles, pero infrecuente. Tienen que darse circunstancias muy especiales”, dice a Infobae Hugo Pizzi, médico infectólogo, epidemiólogo y magister en salud pública.

Lautaro De Vedia, infectólogo, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, coincide: Potencialmente es factible que uno se contagie por una cepa y luego por otra”. Y puntualiza de inmediato: “Incluso se puede dar simultáneamente”.

Ahora, otra pregunta que surge es: ¿cómo se puede manifestar esta reinfección con cepas distintas? “Lo vamos a ir aprendiendo con el tiempo. Aún seguimos aprendiendo con manifestaciones raras, prolongadas, distintas, más graves, así que todo es posible”, dice De Vedia a Infobae.

Y agrega: “Por eso es muy importante que podamos reducir la reducción del virus, mejorando la taza de vacunación. Se que esto es una grito en el desierto. Pero es lo único que nos va a salvar mas allá de las medidas de asilamiento, de si hay clases o no, todo eso son parches. Lo único que nos va a servir realmente es que el virus deje de multiplicarse”.

Dice Pizzi: “Hay cosas que aún ignoramos. Existe los que padecieron la enfermedad y se reinfectaron con otra variante. En general según lo descripto y publicado hoy, es que no son cuadros graves porque el sistema defensivo tiene memoria”, completa Pizzi.

"No es imposible pero es difícil de evaluar en el mismo momento a esa persona habría que hacerle un estudio más profundo, secuenciar el genoma de ese paciente y ver si son dos cepas diferentes", dice uno de los expertos  REUTERS/Chris Aluka Berry“No es imposible pero es difícil de evaluar en el mismo momento a esa persona habría que hacerle un estudio más profundo, secuenciar el genoma de ese paciente y ver si son dos cepas diferentes”, dice uno de los expertos REUTERS/Chris Aluka Berry

Darío Álvarez, virólogo y bioquímico, dice a Infobae por su parte: No es imposible pero es difícil de evaluar en el mismo momento a esa persona habría que hacerle un estudio más profundo, secuenciar el genoma de ese paciente y ver si son dos cepas diferentes. Yo nunca escuché de una infección con dos cepas a la misma vez. Sí puede ocurrir una reinfección, es decir, tuvo una vez COVID y luego tuvo una reinfección con otra cepa. Todavía hablar de reinfección y dar números es muy temprano porque hay pocos casos reportados a nivel mundial”

Álvarez asegura que con estas nuevas cepas, tanto la sudafricana como la de la India, “se puede llegar a tener reinfecciones con dos cepas porque al ser el Coronavirus un virus que muta, va tardar más tiempo en generar mas cepas y mutaciones, y capaz respuestas inmunes naturales que se originan por una infección de COVID. Se han encontrado pacientes que tuvieron una infección leve con una cepa y cuando tuvieron una reinfección fue mas grave, un poco mas potentes. En eso casos también se da porque no se genera una respuesta inmunológica más fuerte, entonces al tener la reinfección, tiene síntomas mas floridos de COVID”.

Científicos de Brasil informaron en marzo pasado el caso de dos personas que se infectaron simultáneamente con dos variantes diferentes de SARS-CoV-2. Según trascendió esta coinfección pareció no tener ningún efecto sobre la gravedad de la enfermedad de los pacientes y ambos se recuperaron sin necesidad de ser hospitalizados.

Aunque este es uno de los pocos casos de este tipo registrados con SARS-CoV-2, y el estudio aún no se ha publicado en una revista especializada, los científicos han constatado infecciones con múltiples cepas de otros virusrespiratorios, como el de la influenza.

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement

APP CN38TV BAJATE

Tendencias