Connect with us

Hi, what are you looking for?

Economia

Los tres desafíos económicos para 2022

Los datos del año pasado dan cuenta de varios problemas que habrá que resolver en los próximos meses. El Gobierno plantea crecer antes de reducir el gasto, algo que resulta inviable. Por el contrario, la disciplina fiscal será la clave.

Transitamos enero con cifras y datos que permiten terminar de cerrar lo que fue la dinámica del año que dejamos atrás:

  • El Indec informó que, en noviembre de 2021, la industria se colocó al 68,8% de su capacidad instalada. Esto implica estar a 5,5 puntos porcentuales por encima del mismo mes de 2020 y 8,1 puntos por encima de 2019. El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), por su parte, también arrojó un alza de 1,7% en el penúltimo mes del año.
  • Asimismo, se develó el misterio de la inflación, que finalmente fue del 3,8% mensual en diciembre y nos llevó al guarismo de 50,9% anual, el segundo más alto desde 1991. Sin dejar de contemplar que aún hay un contexto de represión de precios en los servicios públicos, el transporte y los combustibles, así como un retraso en el tipo de cambio oficial.
  • Por otra parte, en la primera licitación de deuda del año donde se alcanzó un financiamiento por $114.400 millones, para cubrir los vencimientos en pesos de las próximas semanas ($55.000 millones aproximadamente).
  • Además, la Bolsa de Rosario estimó que, por la sequía de la región pampeana, se perderá el 14% de la cosecha proyectada de maíz y el 11% de la de soja. Y pronosticó que se perderán exportaciones por unos US$2600 millones. Esto implicaría menos ingresos por la caída de derechos de exportación y otros impuestos.
  • Por último, la secretaría de Comercio Interior renovó hasta abril el programa de Precios Cuidados para una canasta de 1321 productos.

En este 2022 los desafíos estarán una vez más en la falta de consensos para establecer políticas de Estado que impulsen el desarrollo. En momentos como los actuales, es imperante plantear la necesidad de generar consensos que converjan a dichas políticas.

1. Disciplina fiscal

Es necesaria una proyección de disciplina fiscal es esencial para generar previsibilidad y lineamientos de desarrollo posibles.

Ligado a la política de gastar por encima de los recursos disponibles están las 21 operaciones de crédito firmadas por Argentina con el FMI en los últimos 60 años. Lo que implica un promedio de una operación cada 3 años. Lo medular radica en la conciencia, a nivel dirigencia como de la sociedad en general, de la idea de que es posible y necesario tener disciplina fiscal.

Salir del congelamiento de tarifas

Otro gran desafío está en entender el verdadero impacto del congelamiento tarifario. No es solo por la inflación y su consecuente desequilibrio en el sistema de precios, sino que también significa la imposibilidad para los proveedores de servicios públicos de aumentar los precios, de modo tal que permitan incentivar y cubrir los costos de nuevas inversiones.

El Gobierno había previsto en el presupuesto rechazado por el Congreso una reducción de subsidios energéticos y ya inició el procedimiento de audiencias públicas. (Foto: NA)
El Gobierno había previsto en el presupuesto rechazado por el Congreso una reducción de subsidios energéticos y ya inició el procedimiento de audiencias públicas. (Foto: NA)

Desde diciembre del 2019 a la actualidad, las tarifas residenciales crecieron únicamente 11% mientras que la inflación fue de 103%. Asimismo, si vemos la variación del costo marginal de las mismas, según la información publicada por Cammesa, aumentó un 348% en el mismo período, mientras que el precio, aumentó solamente 21%.

Además, en 2021 los subsidios a la energía cubrieron cerca del 60% del costo de la electricidad. Y para el 2022, el presupuesto rechazado por el Congreso preveía una virtual reducción de los mismos. Sincerar las tarifas es un desafío muy complejo dado que el atraso es enorme y la situación social y productiva es muy precaria.

Se necesita, por otra parte, superar enormes déficits en la calidad de la gestión pública. Un esquema de tarifa social requiere ordenar las bases de datos sobre titularidad de los medidores eléctricos, valuaciones inmobiliarias y valores actualizados de los activos e ingresos de las familias.

Reducir la presión impositiva

Por último, y como corolario de los dos puntos anteriores, hay que comprender que no es viable seguir aumentando la presión impositiva y, aun así, no poder reducir el déficit. Comprender que la idea de crecer primero para de esta manera incrementar los recursos públicos y, con ello, disminuir el déficit fiscal carece de sentido.

No hay forma alguna de equilibrar las finanzas públicas sin revisar el gasto. Esto es fundamental para lo que resta de la negociación con el FMI. Pero también como parte de aquellos consensos a los que necesitamos arribar.

Los tres desafíos económicos para 2022

En 2020, el PBI cayó 10% respecto de 2019. Si bien se puede considerar que 2021 ha sido el año de la recuperación, aun cuando termine algo por debajo del 2019, según los datos preliminares de la Subsecretaría de Ingresos Públicos del Ministerio de Economía la presión tributaria en 2021 creció aproximadamente 1,5% del PBI, en relación con 2019. En otras palabras, aun cuando en 2021 la economía tenga el mismo nivel del 2019, se pagó de impuestos 1,5% más del PBI, o unos $650.000 millones más.

La mayor presión impositiva vino dada por los precios internacionales de los commodities, de los ahorros declarados y de las restricciones a la compra de dólares:

  • Los derechos de exportación crecieron 0,37%;
  • IVA Aduanas aumentó 0,38%;
  • Ganancias Aduanas subió 0,30%;
  • Ingresos Brutos registró un alza de 0,5%;
  • El Impuesto PAIS mejoró la recaudación en un 0,26%.

¿Qué significa esto? Que la economía no está creciendo. De hecho, los tributos a las actividades domésticas, como el IVA, Ganancias o el Impuesto al Cheque no crecieron en términos del producto. Las cargas sociales, en tanto, disminuyeron un 0,22% del PBI con respecto al 2019 debido a que el empleo asalariado privado registrado tiene 250.000 trabajadores menos que en aquel año.

En síntesis, la reducción del desequilibrio fiscal no puede venir por la vía de aumentar la recaudación impositiva sin revisar el gasto público. Por esto, la idea de crecer primero para así aumentar los recursos públicos y, con ello, disminuir el déficit fiscal es inviable.

Es necesario reducir el peso de los subsidios a la energía y al transporte en las cuentas públcias. (Foto: Daniel Vides/NA).
Es necesario reducir el peso de los subsidios a la energía y al transporte en las cuentas públcias. (Foto: Daniel Vides/NA).

Dicha revisión, en el corto plazo, representa reducir los subsidios económicos a la energía, el transporte y las empresas públicas, que entre el 2019 y el 2021 pasaron de 1,3% a 3,5% del PBI. Es decir, que aumentaron por encima de lo que creció la presión impositiva en el mismo período.

En el mediano plazo, es importante ordenar funcionalmente el sector público en sus tres niveles de gobierno nacional, provincial y municipal. Para el largo plazo, abordar el ordenamiento previsional.

(*) Federico Pablo Vacalebre es profesor de la Universidad del CEMA.

Lo que te perdiste

Municipio

Desde el equipo técnico del gobierno provincial dieron detalles del proyecto de ensanche de la avenida de acceso a la localidad, que permitirá mejor...

Politica

Se trata de un memorándum de entendimiento entre ambos organismos, que incluye además un plan de trabajo y políticas públicas para una alimentación sana,...

Politica

Con datos de las apuestas online en CABA, estiman que ese será el monto que se jugará en Córdoba. 10 UTE compiten por 10...

MODA

Miranda Lorenzo, “la que mira y anda”, se volvió viral con sus rarísimas combinaciones de ropa.