Connect with us

    Hi, what are you looking for?

    Mundo

    Entre lujos y armas, los talibanes acampan en el palacio de su peor enemigo

    La opulenta mansión de Abdul Rashid Dostum le ha dado a los austeros islamistas un vistazo a las vidas de los antiguos gobernantes de Afganistán, en medio de un lujo producto de años de corrupción endémica

    En Kabul, los talibanes han tomado el lujoso palacio de uno de sus peores enemigos, el ex vicepresidente Abdul Rashid Dostum. Desde allí, entre mullidos sofás, un invernadero tropical y jacuzzi, prometen dejar atrás la corrupción e iniciar un nuevo capítulo para Afganistán.

    Ahora en manos de combatientes talibanes, la opulenta villa les ha dado a los austeros islamistas un vistazo a las vidas de los antiguos gobernantes de Afganistán, y dicen que el lujo es el producto de años de corrupción endémica.

    Los talibanes hicieron un recorrido por la mansión cuyo luyo sería inimaginable para la mayoría de los afganos. (Wakil KOHSAR / AFP)Los talibanes hicieron un recorrido por la mansión cuyo luyo sería inimaginable para la mayoría de los afganos. (Wakil KOHSAR / AFP)

    En un interminable pasillo de moqueta verde manzana, tan espesa que los pies se hunden al pisar, un combatiente talibán duerme sobre un sofá, con su kaláshnikov bien agarrada, bajo la mirada de los peces de colores que viven en siete gigantescos acuarios.

    Entre mullidos sofás, un invernadero tropical y jacuzzi, los insurgentes prometieron dejar atrás la corrupción e iniciar un nuevo capítulo para Afganistán (Wakil KOHSAR / AFP) Entre mullidos sofás, un invernadero tropical y jacuzzi, los insurgentes prometieron dejar atrás la corrupción e iniciar un nuevo capítulo para Afganistán (Wakil KOHSAR / AFP)

    El combatiente es parte del destacamento de seguridad personal de Qari Salahuddin Ayoubiuno de los comandantes más poderosos del nuevo régimen, que instaló su compañía de 150 hombres en la mansión el 15 de agosto, el día en que cayó Kabul.

    Qari Salahuddin Ayoubi, uno de los comandantes más poderosos del nuevo régimen, instaló su compañía de 150 hombres en la mansión el 15 de agosto (Wakil KOHSAR / AFP)Qari Salahuddin Ayoubi, uno de los comandantes más poderosos del nuevo régimen, instaló su compañía de 150 hombres en la mansión el 15 de agosto (Wakil KOHSAR / AFP)
    La opulenta villa les ha dado a los austeros islamistas un vistazo a las vidas de los antiguos gobernantes de Afganistán, y dicen que el lujo es el producto de años de corrupción endémica.  (Wakil KOHSAR / AFP)La opulenta villa les ha dado a los austeros islamistas un vistazo a las vidas de los antiguos gobernantes de Afganistán, y dicen que el lujo es el producto de años de corrupción endémica. (Wakil KOHSAR / AFP)

    El lujo que vio la AFP en un recorrido por la mansión sería inimaginable para la mayoría de los afganos.

    Enormes candelabros de cristal cuelgan en cavernosos pasillos, grandes sofás mullidos amueblan un laberinto de salones y una piscina cubierta está terminada con intrincados azulejos turquesas.

    Recorrer la mansión es una experiencia fuera de este mundo para los nuevos ocupantes, que durante años sacrificaron comodidades por la rebelión, viviendo en las llanuras, valles y montañas del Afganistán rural. (Wakil KOHSAR / AFP) Recorrer la mansión es una experiencia fuera de este mundo para los nuevos ocupantes, que durante años sacrificaron comodidades por la rebelión, viviendo en las llanuras, valles y montañas del Afganistán rural. (Wakil KOHSAR / AFP)

    Incluso cuenta con una sauna, un baño de vapor turco y un gimnasio totalmente equipado.

    Es una experiencia fuera de este mundo para los nuevos ocupantes, que durante años sacrificaron comodidades por la rebelión, viviendo de su ingenio en las llanuras, valles y montañas del Afganistán rural.

    Pero el nuevo jefe de familia, ahora comandante militar de cuatro provincias, deja en claro que sus hombres no se acostumbrarán al lujo.

    Qari Salahuddin Ayoubi, a la izquierda, dijo que los talibanes no se acostumbrarán al lujo (Wakil KOHSAR / AFP) Qari Salahuddin Ayoubi, a la izquierda, dijo que los talibanes no se acostumbrarán al lujo (Wakil KOHSAR / AFP)

    “El Islam nunca quiere que tengamos una vida lujosa”, dijo Ayoubi a la AFP, y agregó que el lujo viene en el paraíso, “la vida después de la muerte”.

    “El barrio de los ladrones”

    El propietario de la mansión, Dostum, es una figura notoria entretejida en la trama de la historia reciente de Afganistán.

    La entrada de la fortaleza Abdul Rashid Dostum. El señor de la guerra y ex vicepresidente huyó a través de la frontera hacia Uzbekistán. (Aamir QURESHI / AFP)La entrada de la fortaleza Abdul Rashid Dostum. El señor de la guerra y ex vicepresidente huyó a través de la frontera hacia Uzbekistán. (Aamir QURESHI / AFP)

    Ex paracaidista, comandante comunista, señor de la guerra y vicepresidente, era la definición misma de un astuto superviviente político que resistió más de cuatro décadas de conflicto en un Afganistán devastado por la guerra.

    A pesar de una serie de crímenes de guerra relacionados con las fuerzas de Dostum, el ex gobierno afgano esperaba que su perspicacia militar y su odio hirviente hacia los talibanes los ayudaran a sobrevivir.

    Pero su fortaleza fue invadida y el canoso hombre de 67 años huyó a través de la frontera hacia Uzbekistán.

    Se sospecha que Dostum se ha beneficiado enormemente de la corrupción y la malversación que desacreditó al gobierno anterior. (Wakil KOHSAR / AFP) Se sospecha que Dostum se ha beneficiado enormemente de la corrupción y la malversación que desacreditó al gobierno anterior. (Wakil KOHSAR / AFP)

    Se sospecha ampliamente que Dostum se ha beneficiado enormemente de la corrupción y la malversación que desacreditó al gobierno anterior.

    Varios funcionarios tomaron ilegalmente terrenos para construir lujosas mansiones en un vecindario, lo que le valió el sobrenombre de “Barrio de los ladrones” entre los lugareños.

    En un ala de la enorme casa, los combatientes talibanes se relajaron en un enorme invernadero tropical de varios cientos de metros cuadrados bajo un enorme techo de cristal.

    El invernadero gigante de la mansión (Wakil KOHSAR / AFP)El invernadero gigante de la mansión (Wakil KOHSAR / AFP)

    Eso es pasado por alto por un entresuelo dominado por una barra de madera oscura, un testimonio de los gustos decadentes reportados de un general conocido por su afición por las noches y el licor fuerte.

    Los talibanes tienen buenas razones para odiar a Dostum.

    En 2001, fue acusado de matar a más de 2.000 combatientes, encerrando a muchos en contenedores en medio del desierto donde se asfixiaron bajo un sol abrasador.

    Militantes talibanes y curiosos en una de las salas de la mansión (Wakil KOHSAR / AFP) Militantes talibanes y curiosos en una de las salas de la mansión (Wakil KOHSAR / AFP)

    Pero el comandante Ayoubi rechazó cualquier deseo de venganza.

    “Si vinieran aquí otras personas que habían sido oprimidas como nosotros, no habrías visto las sillas y las mesas. Es posible que las hubieran destruido”, dijo.

    Pero el nuevo régimen no permitirá que se construya ese lujo con ganancias mal habidas en el futuro, dijo.

    “Estamos del lado de los pobres”, dice, mientras decenas de visitantes esperan pacientemente en el pasillo, mirando ociosos a los peces indiferentes.

    (Por Emmanuel DUPARCQ, AFP)

    También Te Puede Interesar

    Mundo

    Este miércoles entró en vigencia la vacunación obligatoria contra la Covid-19 para 2,7 millones de profesionales que trabajan en hospitales, residencias de ancianos, cuidados,...

    Mundo

    Debido a los nuevos brotes, las autoridades confinaron perimetralmente varias ciudades de la región y organizado cribados masivos para evitar que el virus se...

    Politica

    En el Gobierno entienden que con la carta que publicó, la vicepresidenta redobló la apuesta. Este jueves por la tarde el primer mandatario había...

    Economia

    La Bolsa porteña revirtió las pérdidas iniciales y ganó 1,6%. El dólar informal subió un peso y cerró a $186, después de tocar los...

    CHACAS