Connect with us

Economía

Situación crítica: crece el número de inquilinos endeudados y alertan que muchos están al borde del desalojo

editor02

Publicado

on

Una encuesta de la Federación de Inquilinos Nacional, realizada en diciembre en todo el país, revela que de los ingresos totales del hogar lo que se dedica a alquilar es el 56%, mientras que en el mes de octubre fue del 52%. Además, señala que el endeudamiento asciende al 40% de los hogares inquilinos.

Los resultados ponen de relieve la profundización de la crisis económica de las familias inquilinas, la crisis habitacional, el aumento del valor de los contratos y la falta de control del cumplimiento de la ley de alquileres.

Casi 95% de los inquilinos cree que no hay control de los derechos al acceso a la vivienda en alquiler, mientras que el 58% manifestó que sufrió aumentos durante la pandemia.Casi 40% de los consultados no sabe dónde irá a vivir en los próximos meses, el 20% tendrá que mudarse y el 11% respondió que está en riesgo de desalojo inminente.

“La situación se agrava mes a mes a raíz de dos causas: un mercado inmobiliario que le ha declarado la guerra a los inquilinos fijando aumentos profundamente abusivos y, por otro lado, la situación económica que lleva al endeudamiento y la situación de cientos de miles hogares inquilinos que cuando finalice el decreto, el 1 de febrero, corren riesgo de quedarse en la calle por la imposibilidad de pagar el alquiler o de reunir sumas de dinero altísimas para ingresar a una nueva vivienda”, dijo Gervasio Muñoz, presidente de la Federación de Inquilinos Nacional.Crece el número de inquilinos que no puede pagar

Impulsan ley para prohibir que los alquileres se fijen en dólares

Un diputado del Frente de Todos impulsó un proyecto de ley para que quede prohibido los contratos de alquileres fijados en dólares. En los últimos meses se pudo observar un crecimiento en la oferta de viviendas pero con dueños que piden que se pague en dólares.

Las organizaciones de inquilinos de todo el país y junto al diputado Federico Fagioli impulsaron el proyecto que propone incorporar a la Ley 27.551 un artículo que establezca que “en todos los supuestos, los alquileres se establecerán en moneda de curso legal al momento de concertarse”.

Además, el proyecto propone que “será nula, sin perjuicio de la validez del contrato, la cláusula por la cual se convenga el pago en moneda que no tenga curso legal; en este caso, el precio quedará sujeto a determinación judicial.”.

Por otra parte, desde la Federación Nacional de inquilinos remarcaron que con este proyecto podrán combatir la especulación del mercado inmobiliario y que esta clase de medidas que tomaron algunos inquilinos impide a muchas personas poder acceder a una vivienda digna.

“En una nueva maniobra de los especuladores, comienza a ser cada vez más frecuente la exigencia a los inquilinos de firmar contratos en dólares”, destacaron desde la Federación, donde también denunciaron que esa clase de prácticas “genera consecuencias gravísimas en el acceso a la vivienda en la Argentina”.

Gervasio Muñoz, presidente de la Federación aseguró que “la prohibición de los contratos en dólares forma parte de las medidas impostergables y fundamentales”.

Por su parte, el diputado Fagioli que el Estado debe enfrentar esta clase de problemas sociales que son ocasionados por el mercado y que se debe legislar para que millones de familias no sufran esta clase de maniobras.

Precios de alquileres se dispararon más del 50% este año

El precio de los alquileres en la Ciudad de Buenos Aires acumula una suba del 52,3% en lo que va del año, de acuerdo con un estudio realizado por el portal de propiedades Zonaprop. De esta forma, la escalada ya es del doble de la inflación oficial en el país.

Según el relevamiento, en los últimos 6 meses los alquileres aumentaron alrededor de un 76% anual, la mayor suba registrada por Zonaprop desde el año 2012.

Asimismo, los precios de publicación de los alquileres saltaron un 31,8%, desde la aprobación de la ley de alquileres en julio.

Según el portal especializado, tras esta sanción la velocidad de ajuste disminuyó mes a mes, si bien “se mantiene elevada respecto al momento previo a su aprobación”.

“Hay señales que indican que la mayor parte del impacto de esta ley ya sucedió a nivel de los precios de publicación, pero aún restan algunos puntos porcentuales más de ajuste extraordinario en los próximos meses”, señaló el informe.

Con respecto a los precios promedio en la Ciudad de Buenos Aires, en octubre un departamento medio de dos ambientes y 50 metros cuadrado (m2) se ubica en 28.913 pesos por mes, un 4,1% más que el mes anterior.Alquileres: evolución del precio promedio para un departamento de 2 ambientes.Alquileres: evolución del precio promedio para un departamento de 2 ambientes.

Por su parte, una unidad de tres ambientes y 70 m2 se alquila por 40.153 pesos mensuales.

En cuanto a la rentabilidad, la relación alquiler/precio se ubicó en octubre en 2,3%. De esta manera, se necesitan 43,5 años de alquiler para recuperar la inversión, 12% más que un año atrás.Este año la suba de los alquileres duplica a la inflación oficial.Este año la suba de los alquileres duplica a la inflación oficial.

Alquileres: los aumentos en los distintos barrios porteños

A continuación se detallan los valores de alquiler de una unidad de 2 ambientes, de acuerdo con los distintos barrios de la Ciudad: 

  • Puerto Madero es el más costoso, con un precio medio de $59.125 por mes
  • Palermo: $34.946
  • Núñez: $33.994 

En la zona media de precios se encuentran:

  • Villa Ortúzar: $29.916 
  • Parque Chas: $28.772 
  • Villa Crespo: $28.204
  • Villa del Parque: $26.985
  • Boedo: $26.370

Con respecto a los barrios con alquileres más económicos, se encuentran:

  • Villa Luro: 24.330 
  • Constitución: $24.246 
  • Liniers: $24.114

En relación con la variación anual de precios, es también Puerto Madero el barrio con mayor incremento de precio interanual (79,7%), seguido de Boedo (72,7%) y Núñez (72%).

Los barrios que tuvieron un menor incremento de precio anual son: Villa Crespo (50,9%), Monserrat (49,2%) y Constitución (44%).

Cuáles son los departamentos que más suben

“Hablar de cuánto aumentaron los alquileres en el último mes es complejo, porque no se manejan precisiones sobre el tema. Esto ocurre porque, en definitiva, lo que está pasando es que el mismo dueño define un valor por cuestiones inflacionarias y por el precio del dólar, algo extremadamente volátil en estos días”, explica Miguel Di Maggio, director de la inmobiliaria Depa.

Si se analiza qué tipo de departamentos aumentaron más, los expertos coinciden en señalar que eso con los de tres y cuatro ambientes. “Por de la pandemia, ante la necesidad de espacio dentro del hogar, este tipo de productos que ofrecen mayor amplitud y espacios más generosos fueron los que más aumentaron su valor”, agrega Di Maggio.

Para Daniel Zampone, asesor inmobiliario, uno de los grandes inconvenientes que desató la nueva ley es que muchas unidades fueron retiradas del mercado. “Los propietarios prefieren vender y quedarse con los dólares antes que alquilar en este escenario. Cuando las reglas de juego no son claras y cuando no hay previsibilidad, los inversores se refugian en el billete verde”, dice.

“Entonces, al haber menos inmuebles en alquiler (ya sea PH, casas o departamentos), registramos un aumento por arriba del 40% desde la sanción de la ley para acá. La salida que le vemos a esto es que se reactiven los créditos, porque los inquilinos pasan a ser propietarios. También incentivar el ahorro en la construcción. Invertir en ladrillo pone más producto en el mercado, por lo cual el precio se autorregula. Otro camino correcto es materializar los incentivos fiscales anunciados por Guzmán”, analiza Zampone.

Si bien casi todos coinciden en marcas que los alquileres aumentaron cerca de un 30% desde que entró en vigencia la nueva ley, algunos representantes del sector, como Zampone, indican que hay subas más cercanas al 40%, y otros se animan a señalar que llegan a rozar el 50%, como lo dice el corredor inmobiliario Oscar Puebla.Expertos coinciden en señalar que los departamentos de tres y cuatro ambientes son los que más suben

¿Posibles soluciones a esta problemática? “Dada la problemática de acceso a la vivienda, sería oportuno crear un impuesto diferenciado para los propietarios que alquilan, para incentivarlos a que coloquen sus inmuebles en alquiler y que sea más rentable”, recomienda Mauro Ayala, CEO de Alquilando.

En la misma línea, Horacio Ludigliani, arquitecto y desarrollador, sostiene que “se deberían establecer proyectos de construcción de vivienda social y subsidios en créditos para los sectores más necesitados. También ventajas impositivas a los desarrollistas que destinen sus unidades para alquilar”.

Para Gustavo Daniszewski, director general de GarantíaYa, es preciso poder construir certezas para todos los involucrados. “En un contexto de mayor previsibilidad, locatarios y locadores tenderían a confluir en un valor posible para ambos. Incluso, los propietarios que sacaron las propiedades del mercado podrían volver a volcarlas y bajar la presión de un mercado sobre demandado”, concluye el ejecutivo.

Seguir leyendo

Economía

Daniel Artana: “El Gobierno no tiene opción a volverse más prudente, si quiere evitar un rebote en la brecha cambiaria”

Avatar

Publicado

on

Por

La economía arrancó 2021 con la expectativa de rebote a media máquina de la caída que registró el año anterior, aunque más traccionada por el lado de la oferta, a partir de la flexibilización de las medidas preventivas de la pandemia de covid-19, que de la demanda que depende de la posibilidad de recuperar los puestos caídos y el salario real que acumuló tres años de deterioro.

Frente a ese escenario el Gobierno dispuso mantener como ancla de la inflación la extensión de los controles de precios, la regulación de las exportaciones de alimentos y la agudización de los atrasos tarifarios, aunque al costo de correr el riesgo de que se produzcan deficiencias en los servicios.

Y como en 2020 el objetivo de Economía fue la reestructuración de los vencimientos de la deuda, ahora la meta es cerrar un nuevo acuerdo con el FMI que posibilite estirar los plazos de pagos del stand-by que firmó el gobierno anterior en 2018, aunque no promete mucho a cambio, por el condicionante que imponen las elecciones legislativas de medio término.

Frente a ese escenario, Daniel Artana, economista Jefe de FIEL destacó en diálogo con Infobae que el Gobierno no podrá repetir el desempeño que tuvo en 2020 en los planos monetario, fiscal y de uso de reservas para bajar la brecha cambiaria. Alertó sobre “políticas imprudentes” y contradictorias entre anunciado y lo dispuesto.

– Economía lo hizo otra vez, intervino el Banco Central con el desplazamiento del Secretario de Finanzas al directorio de la entidad ¿Se puede asociar a lo ocurrido en diciembre de 2017 que dio lugar al inicio de un nuevo ciclo recesivo?

– No lo veo parecido. En aquel momento se intervino un BCRA independiente. Hoy el BCRA es mucho más dependiente del Poder Ejecutivo.

– En paralelo, pareciera que el ministro Martín Guzmán dio un giro en su intención de iniciar un proceso de austeridad del gasto público y disminución de la asistencia del Banco Central al Tesoro ¿Es así? ¿A qué lo atribuye?

– No podemos saber eso ahora. El discurso político se ha vuelto mucho más imprudente, pero el cierre fiscal de 2020 luce algo mejor de lo proyectado. En cualquier caso, el Gobierno no tiene opción a volverse más prudente si quiere evitar un rebote en la brecha cambiaria. No hay espacio para absorber emisión para el fisco perdiendo reservas (más allá de las que se compraron en las últimas semanas) y el margen para colocar Leliq y pases en los bancos es mucho menor que el que hubo en 2020 producto de una suba temporaria en los depósitos transaccionales. Si la política finalmente predomina y los aumentos tarifarios son menores a los del Presupuesto, el Gobierno no podrá aumentar la inversión pública como tenía proyectado (o tendrá que bancarse más inestabilidad nominal).El discurso político se ha vuelto mucho más imprudente, pero el cierre fiscal de 2020 luce algo mejor de lo proyectado

– Los datos de recaudación de 2020, y en particular de diciembre, dieron cuenta de la alta dependencia de los recursos extraordinarios derivados del aumento de la presión tributaria, pero al mismo tiempo reflejaron una clara pérdida de efectividad, en particular en lo que respecta al dólar ahorro y sobre el comercio exterior ¿Qué cabe esperar para el corriente año?

– Durante 2020 la presión tributaria nacional en la Argentina subió en algo menos de 2% del PBI (la recaudación bajó menos que lo que cayó el PBI). El 70% de ese aumento se explica por el Impuesto PAIS y por la suba en Bienes Personales, ambas medidas aprobadas a finales de 2019, previo a la pandemia. En la región ocurrió lo contrario y se redujo la presión tributaria."En la región ocurrió lo contrario que en la Argentina, se redujo la presión tributaria"“En la región ocurrió lo contrario que en la Argentina, se redujo la presión tributaria”

– Asimismo, la distribución de los recursos tributarios mostró, tanto en 2020 en general, como en diciembre en particular, que las mayores beneficiarias fueron las provincias, y un claro deterioro de los giros a la Administración Central y de la Anses ¿Qué implica para el conjunto de la economía?

– Los recursos del gobierno nacional se vieron resentidos por la caída de retenciones, en parte explicados por un adelanto de exportaciones a finales de 2019, y por los aportes a la Seguridad Social. Estos dos ingresos no se coparticipan con las provincias. En 2021 la recaudación por retenciones debería mejorar por la suba de los precios internacionales y porque no se atrasaría el tipo de cambio real. Los recursos que percibe el Sistema de Seguridad Social dependen de la evolución del empleo formal (no la veo positiva) y del salario real que podría recuperar algo.En 2021 la recaudación por retenciones debería mejorar por la suba de los precios internacionales y porque no se atrasaría el tipo de cambio real

– ¿Ese desempeño fiscal y el relajamiento de la política monetaria pueden explicar la resistencia a la baja de la brecha cambiaria y la firmeza en un alto nivel del índice de riesgo país?

 Para que la brecha cambiaria se reduzca es necesario que se visualice primero, y se concrete después, una disminución sustancial en el ritmo de emisión. Eso depende de la consolidación fiscal que se logre, ya que no hay un gran margen para colocar mucha deuda por encima de lo que vence y además porque el rendimiento de la deuda en pesos ya es alto si se quiere colocar a plazos medianos o largos. El riesgo país se mantiene elevado por las dudas que generan las decisiones económicas futuras del Gobierno y por intentos cortoplacistas de reducir la brecha cambiaria aun pagando el costo de perder reservas o malvender bonos de los organismos públicos.

– El consenso del mercado espera para 2021 un tipo de cambio mayorista que acompañará al ritmo de la inflación, y un moderado aumento de las exportaciones ¿Las estimaciones de FIEL están en esa línea? ¿Puede esperarse crecimiento del intercambio comercial si no cae abruptamente la brecha cambiaria?

– En FIEL creemos que el tipo de cambio se depreciará durante el año en forma similar a la inflación, que a su vez estimamos será alrededor del doble de la prevista en el Presupuesto 2021. La brecha cambiaria es otro disuasivo más a las exportaciones que se suma a las retenciones y los altos costos regulatorio e impositivos que genera un Estado ineficaz. Pero en el corto plazo el efecto del aumento enorme en el precio de las materias primas y la recuperación de Brasil juegan a favor de un aumento en las exportaciones."El riesgo país se mantiene elevado por las dudas que generan las decisiones económicas futuras del Gobierno"“El riesgo país se mantiene elevado por las dudas que generan las decisiones económicas futuras del Gobierno”

– ¿La decisión del Gobierno de fijar cupos mínimos diarios de exportación de maíz y de aumentar las retenciones a las ventas de vino y productos lácteos lo asocia a una motivación política con el campo y parte de la agroindustria, o a una clara necesidad de “proteger” la mesa de los argentinos, pese al innegable déficit de divisas?

– Es curioso que el Gobierno trate de justificar decisiones desacertadas en un intento de proteger la mesa de los argentinos al mismo tiempo que toma decisiones que encarecen otros productos esenciales (desde ropa a celulares) con impuestos y protección no arancelaria. En verdad, se esconde en esa retórica una vieja y anacrónica política de castigar al campo y proteger a la industria que otros países han superado hace rato. Si alguien se tomara el trabajo de calcular el valor agregado nacional de las diferentes actividades económicas quizás vería que hay muchos subsidios que se dan a actividades de bajísimo valor agregado. Un ejemplo elocuente es el tratamiento impositivo especial que se da a la producción de Tierra del Fuego, que ya era muy beneficioso y que fue profundizado por este Gobierno.

– A lo largo de 2020 el ministro Martín Guzmán basó su estrategia en acordar con los bonistas extranjeros el reperfilamiento de vencimientos de la deuda para provocar un giro positivo de las, pero pese a estirar los plazos de pago sin quita no logró torcer el humor del mercado. Ahora pareciera que todo girará en torno a un nuevo acuerdo con el FMI, más allá de la incertidumbre propia que genera la pandemia de covid-19 ¿Qué cabe esperar?

– Un acuerdo con el FMI proporcionará alivio, pero difícilmente resuelva todos los problemas crónicos de la Argentina que dependen de decisiones y acuerdos entre los distintos partidos políticos que respeten los principios económicos básicos. La coalición que gobierna enfrenta varios dilemas que la llevan a inconsistencias entre lo que su equipo económico cree que es deseable y algunas decisiones que se toman. Un ejemplo elocuente es la afirmación de la necesidad de un salto exportador al mismo tiempo que se castigan las exportaciones con una brecha cambiaria elevada o se ponen restricciones a las ventas al exterior de algunos productos. Otro es pretender controlar la inflación a machetazos cuando se sabe hace años que eso no funciona. Otro estratar de hacer populismo sin plata.La coalición que gobierna enfrenta varios dilemas que la llevan a inconsistencias entre lo que su equipo económico cree que es deseable y algunas decisiones que se toman

– ¿Es para preocuparse por el ritmo de crecimiento de los instrumentos de regulación monetaria, principalmente las Leliq que remuneran una tasa levemente superior a la tasa de inflación?

– Es un problema para observar con atención. En parte, el aumento observado en la cantidad de Leliq y pases netos fue posible por un aumento temporario en la demanda de depósitosHay que evitar entrar en el círculo vicioso de alentar a los depositantes (que son los que en definitiva permiten que haya Leliq) con tasas de interés muy elevadas en términos reales. Eso termina mal. Por eso, hay un escenario virtuoso en el cual los depositantes aceptan tasas moderadamente positivas en términos reales porque confían en el programa económico y otro vicioso donde la confianza no existe y se trata de compensar con tasas reales extravagantes o con supercepos cambiarios que en algún momento se vuelven insostenibles."Hay que evitar entrar en el círculo vicioso de alentar a los depositantes con tasas de interés muy elevadas en términos reales. Eso termina mal" “Hay que evitar entrar en el círculo vicioso de alentar a los depositantes con tasas de interés muy elevadas en términos reales. Eso termina mal”

– ¿Una reflexión final sobre qué debiera hacer el Gobierno en el actual escenario de crisis sanitaria y debilidad de las finanzas públicas, para mejorar las expectativas de inflación, actividad y empleo?

– La crisis sanitaria nos agarró en un momento de debilidad porque no teníamos la opción de otros países de financiar parte del desequilibrio con deuda. Eso obligaba a ser muy prudentes con el gasto no covid-19. El Gobierno no hizo esto, en parte por preconceptos ideológicos de que el gasto público “es bueno” y lo privado es “siempre sospechoso”. Hacia adelante hay un desafío similar. Hay una posibilidad de sorprender con un programa estructural que ataque los problemas de larga data de la Argentina, pero no veo probable que ello ocurra. El relato “épico” basado en una visión de la economía y del mundo perimida creo que mata las chances de un programa estructural que nos permita abandonar décadas de decadencia.

Seguir leyendo

Economía

Las exportaciones incrementales de vehículos no pagarán retenciones en 2021

editor02

Publicado

on

Por

El Gobierno nacional anunció que las exportaciones de las terminales automotrices nacionales que superen los niveles de 2020 no pagarán retenciones, como parte del esquema de incentivo a las ventas externas acordado con la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

La decisión fue comunicada en el marco de un encuentro virtual que mantuvieron funcionarios de los ministerios de Economía, de Desarrollo Productivo y de Relaciones Exteriores con los directivos de la industria automotriz, en el que dieron los detalles del nuevo esquema de retenciones para los próximos 12 meses.

En la reunión, el Gobierno informó que se mantendrán los derechos de exportación en el mismo nivel que en 2020, con una alícuota de 4,5%, y se desgravarán las exportaciones incrementales, con lo que de esta forma dejarán de pagar retenciones, explicaron fuentes oficiales a Télam tras el anuncio.

La medida
El mecanismo acordado prevé que las terminales de manera independiente podrán acceder a la exportación de Automóviles y Comerciales Livianos con arancel 0 una vez cubierto el nivel de envíos concretados al exterior durante 2020, para lo cual se hará un análisis y seguimiento fábrica por fábrica.

Minutos después del anuncio del Gobierno, el presidente de Adefa, Daniel Herrero, dijo que la medida “impactará de manera positiva e inmediata en la competitividad” de la industria.

“La medida impactará de manera positiva e inmediata en la competitividad de los vehículos que se exporten alentando el objetivo de una mayor inserción internacional, al mismo tiempo que tenderá a promover mayores exportaciones, con mayor producción y mayor ingreso de divisas”, enfatizó Herrero en un comunicado.

Desde el Gobierno dijeron que el nivel de exportaciones alcanzado en 2020, calificado como “el más bajo de los últimos años, fundamentalmente por el impacto de la pandemia”, permitirá que se pueda superar en pocos meses ese piso, algo que vuelve más atractiva la medida.

En el acumulado 2020, todo el sector exportó 137.891 vehículos, con una baja de 38,5% en comparación con el año anterior cuando se enviaron 224.248 unidades a diversos mercados. La merma es de casi 50% frente a 2018, cuando se exportaron 269.360 unidades.

Al repasar estas cifras, desde el Gobierno afirmaron que “hay una gran expectativa en la industria de poder recuperar mercados y volúmenes, y que la nueva medida actúa como incentivo para alcanzar niveles de hace apenas dos años atrás”.

Para eso, se explicó, se están llevando adelante reuniones desde la Secretaría de Industria con cada una de las terminales para terminar de definir las proyecciones de cada marca en cuanto a producción y exportaciones para 2021.

En ese estado de situación, se destaca como dato alentador al tendencia que se viene registrando en el cierre del año pasado, ya que en diciembre el sector exportó 17.200 vehículos, un 49,5 % más en su comparación con el mes anterior, y a la vez el mayor volumen desde febrero, mes previo a la pandemia.

En ese análisis se tienen en cuenta las inversiones que se vienen concretando en las distintas terminales como Toyota, Nissan, Volkswagen, Ford o Peugeot para lanzar nuevos modelos o nuevas versiones de modelos ya en producción con destino mayoritario hacia los mercados regionales.

El sector automotor exporta más del 50% de su producción, y representa el 35% del total de las exportaciones de manufactura industrial del país, lo que convierte a ese polo productivo en el primer sector exportador industrial y el segundo complejo exportador del país.

En 2018, los productos de la industria automotriz estuvieron alcanzados por una alícuota de 12%, con un límite en pesos argentinos de $ 3 por cada dólar exportado, y ese sistema implicaba en su inicio una alícuota efectiva del 8%.

Durante 2019 y 2020, las alícuotas efectivas abonadas fueron, en promedio, del 6% y 4,5%, respectivamente.

En 2020, las exportaciones de vehículos nacionales estuvieron dirigidas mayormente a Brasil, con una participación del 66,1%, que si bien está lejos del histórico 85% alcanzado años atrás sigue siendo el principal mercado para las terminales locales.

En la búsqueda de diversificación de mercados regionales, vinieron creciendo destinos no tradicionales como los países de América Central con 8,3% de los envíos, seguidos por Perú con 5,8%, Chile 5,0% Colombia con 4.9%, Oceanía 3,5% y México 2,1%

El anuncio sobre las retenciones se da en el marco del trabajo que lleva adelante el Gobierno con la cadena automotriz para el diseño de un proyecto de Ley para la promoción de inversiones en el sector y que establezca reglas de juego claras y de largo plazo que potencie la producción, las exportaciones y el empleo.

En ese esquema de desarrollo industrial que pretende impulsar el gobierno, se coincidió en las últimas reuniones de la mesa sectorial que resulta prioritario el efectivo incentivo a las exportaciones con alto valor agregado para la recuperación económica de la pospandemia.

Del encuentro participaron los secretarios de Política Económica, Fernando Morra; Política Tributaria, Roberto Arias; Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, y de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme.

Por Adefa estuvieron presentes su titular, Daniel Herrero; los vicepresidentes Thomas Owsiansky y Cristiano Rattazzi; el secretario Martín Galdeano, y el director Ejecutivo de la entidad, Fernando Rodríguez Canedo.

Seguir leyendo

Economía

YPF aumenta los combustibles un 3,5%

editor02

Publicado

on

Por

La petrolera YPF dispuso un aumento de precios del 3,5% promedio de sus combustibles a partir de las 0 de este sábado, lo que incluye el ajuste diferencial por el incremento del componente impositivo de la nafta y el gasoil.

La compañía informó que a partir de las 0 horas del sábado 16 ajustará en un 3,5% promedio país los precios de sus combustibles.

Este aumento incluye el incremento del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC) del 7,7% que entró en vigencia a partir de este viernes, según lo dispuesto por el Gobierno nacional.

Se trata del segundo aumento del año en los surtidores tras el alza de 2,9% vigente desde el 5 de enero que aplicaron todas las compañías, como consecuencia del traslado a los surtidores del incremento de los biocombustibles autorizados por el Gobierno, informó la compañía.

La empresa de mayoría accionaria estatal no informó qué porcentaje del aumento que comenzará a regir este sábado corresponde al componente impositivo y cuál a sus márgenes de rentabilidad por costos de producción.

Desde agosto de 2020, cuando se produjo el primer aumento tras un congelamiento de 9 meses, el precio de los combustibles se incrementó un promedio superior al 25%, de acuerdo a la región del país, el tipo de producto y marca.

Como suele ocurrir en los últimos años, la decisión de aumento de YPF -líder del segmento minorista con más del 55% del mercado- será seguida en las próximas horas por el resto de las petroleras.

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement

APP CN38TV BAJATE

Tendencias