Connect with us

Economía

Día Internacional de la Mujer: los números de la desigualdad de género en la Argentina

La brecha laboral, de ingresos y de distribución de tareas domésticas no remuneradas sigue siendo muy alta. Los duros datos de una deuda pendiente de la sociedad.

editor02

Publicado

on

Las brechas estructurales de las mujeres con respecto a los varones en temas como inserción laboral, reparto de tareas domésticas y de cuidado, niveles de ingreso o acceso a puestos jerárquicos siguen siendo muy altas en la Argentina. En una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundió un informe que deja al descubierto los números de la desigualdad de género en el país.

Según los datos oficiales, por cada $100 que gana en promedio un varón, una mujer gana solo $79; y entre las edades centrales de 30 y 64 años, mientras ocho de cada diez hombres participan en el mercado laboral, solo cinco de cada diez mujeres lo hacen.

Las cifras son claras, más allá de las luchas y de las conquistas de las mujeres respecto de la paridad de género en algunos ámbitos legislativos son muchas las deudas pendientes de la sociedad en cuestiones económicas, laborales, jerarquización y de distribución de tareas remuneradas y no remuneradas.

Al respecto, el Indec reconoció que actualmente “siguen existiendo brechas estructurales con respecto a los varones, y entre las propias mujeres, en temas como inserción laboral, reparto de tareas domésticas y de cuidado, niveles de ingreso o acceso a puestos jerárquicos”.

Los datos de desigualdad

Empleo: la participación laboral registra diferencias según la etapa del ciclo de vida por la que transitan las personas. En las edades centrales (30-64 años), mientras que ocho de cada diez varones participan en el mercado laboral, solo cinco de cada diez mujeres lo hacen. En los rangos etarios de 14 a 19, la proporción es de cuatro y tres de cada diez, respectivamente.

Tasa de empleo – Desigualdad de género – Indec

Desocupación y subocupación horaria: la mayor participación de las mujeres en el mercado laboral no siempre supone mejores condiciones. De acuerdo con los datos del Indec, las mujeres están más expuestas a situaciones de desempleo y subocupación horaria. Mientras que la tasa de desocupación de las mujeres es del 13,1% y la de subocupación es de 14,2%, afectan al 10,6% y 12,8% de los valores, respectivamente.

Informalidad laboral: uno de los pocos indicadores que muestran valores similares entre ambos géneros es el de la informalidad laboral, con un 29,2% para las mujeres y un 28,3% para los varones. Se trata de una variable con alta incidencia en ambos casos.

Educación: una conclusión a la que arriba el Indec es que las mujeres trabajan en el mercado laboral menos tiempo promedio que los varones, con excepción de las que alcanzan mayores niveles educativos. Mientras que una de cada diez mujeres con nivel universitario (completo o incompleto) está subocupada, dos de cada diez mujeres que no completó el secundario está en esa condición.

Rubros con mayor empleabilidad: las mujeres se insertan principalmente en sectores vinculados al cuidado. Con una importante presencia de empleo informal e ingresos laborales más bajos, el servicio doméstico es la rama de ocupación con mayor índice de feminización en la Argentina. En el sector de la salud y los servicios sociales, siete de cada diez personas ocupadas son mujeres. Con mayor participación de las mujeres en el sector salud, por cada $100 que gana en promedio un varón, una mujer gana apenas $89.

Brecha de género según ingresos – Indec

Jerarquización del empleo: las mujeres acceden en menor medida que los varones a puestos de decisión y tienen ingresos inferiores. Solo el 4% de las mujeres que trabajan ocupa cargos de dirección o jefatura, mientras que entre los varones el porcentaje es del doble.

Ingresos: entre las personas ocupadas, por cada $100 que gana en promedio un varón, una mujer gana tan solo $79. Sin embargo, las mujeres con mayores niveles educativos presentan la menor brecha de género en el ingreso medio y crece en las ocupaciones no calificadas. Con similares niveles de informalidad laboral, el ingreso medio de las mujeres asalariadas sin descuento jubilatorio representa el 70% del de los varones. Así, mientras que un varón profesional gana en promedio $68.375, una mujer apenas $49.076; un técnico percibe ingresos promedio por $40.160 y una mujer por $36.140; un trabajador operativo $29.611 y una trabajadora, $23.227, y entre los no calificados la diferencia es de $22.593 a $14.614 respectivamente.

Tareas de cuidado: las mujeres siguen asumiendo la mayor parte del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado, y este es el principal obstáculo a su participación laboral plena. Mientras que cinco de cada diez varones realizan tareas del hogar, más de ocho de cada diez mujeres lo hacen.

El golpe de la pandemia: en los hogares del Gran Buenos Aires con niños y jóvenes de 2 a 17 años, la dedicación principal de las tareas de apoyo escolar de quienes aumentaron el tiempo de dedicación estuvo mayoritariamente a cargo de las mujeres. Casi tres de cada cuatro hogares del Gran Buenos Aires declararon esta situación y una cifra similar respondieron que la dedicación principal de las tareas domésticas estuvo a cargo de las mujeres, y siete de cada diez hogares cuando se trató de las tareas de cuidado.

Desigualdades entre mujeres: los indicadores laborales y las posibilidades de autonomía económica presentan diferencias también entre las mujeres cuando se toma en cuenta la posición socioeconómica, medida a través del ingreso o el nivel educativo alcanzado. En las mujeres de menores ingresos la tasa de desocupación es 15 veces mayor que la de quienes pertenecen al quintil más alto. Las mujeres con mayor nivel educativo triplican los niveles de empleo de aquellas con menor nivel de instrucción formal

Seguir leyendo

Economía

Nueva Ayuda del Gobierno por la pandemia: las 5 cosas que hay que saber del bono de $15.000

Tras las nuevas restricciones decretadas por el Gobierno para morigerar los contagios de Covid-19, la titular de la Anses, Fernanda Raverta, confirmó que el beneficio se pagará por única vez y que alcanza solo al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)

editor02

Publicado

on

Por

A raíz de las nuevas restricciones que estableció el Gobierno de Alberto Fernández para morigerar los contagios en medio de la segunda ola de coronavirus, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) otorgará un bono extraordinario de $15.000 a los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), beneficiarios de la Asignación Universal por Embarazo (AUE) y a monotributistas de las categorías más bajas.

“Esta medida tiene que ver con empezar por los más vulnerables”, destacó la titular del organismo Fernanda Raverta. Al respecto, el organismo puntualizó cinco precisiones:

En el caso que un distrito que no sea del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y que posteriormente adhiera al decreto de nuevas restricciones, será también incluido en el pago extraordinario

1. La suma se cobrará -puntualizó la propia Raverta- con el calendario que empieza con terminación del DNI en 0 a partir del 26 del mes.

2. El beneficio alcanzará solamente a aquellos que residan el en Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y será un pago extraordinario por única vez.

2. Quienes recibirán el nuevo bono de $15.000 serán los titulares de AUH, los padres o tutores de los beneficiarios. Hay algo más de 2 millones de titulares de la asignación en todo el país, de los cuales alrededor de la mitad están en el AMBA, precisó Raverta.

3. El beneficio alcanza también a mujeres embarazadas de 12 semanas o más que estén desocupadas, sean trabajadoras informales con ingresos iguales o inferiores al Salario Mínimo, Vital y Móvil, monotributistas sociales, trabajadoras de servicio doméstico registradas, personas inscriptas en alguno de los programas Hacemos Futuro (Argentina Trabaja y Ellas Hacen), Manos a la Obra o programas del Ministerio de Trabajo.

Las categorías A y B del monotributo son las mismas que recibieron los tres desembolsos del IFE del 2020, y las únicas que van a recibir el apoyo monetario oficial

En el caso que un distrito que no sea del AMBA y que posteriormente adhiera al decreto de nuevas restricciones, será también incluido en el pago extraordinario.

4. Siempre limitado a las zonas geográficas afectadas por las nuevas restricciones a la circulación, el pago del bono de emergencia será destinado a monotributistas de las categorías A y B exclusivamente.

Cabe destacar que las personas registradas ante la AFIP como monotributistas que facturan al año hasta $208.739,25 (algo menos de $17.394 mensuales) como principal actividad están comprendidas en la categoría A del régimen simplificado.

Mientras que aquellas que facturan hasta $313.108,8 al año (casi $21.000 mensuales) son las que están en la categoría B del monotributo.

Los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), salario familiar y asignaciones por embarazo no tendrán que ir a ninguna oficina para inscribirse en el beneficio si son del AMBA. (Facebook)Los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), salario familiar y asignaciones por embarazo no tendrán que ir a ninguna oficina para inscribirse en el beneficio si son del AMBA. (Facebook)

Esas dos categorías, que son las mismas que recibieron los tres desembolsos del IFE del 2020, son las únicas que van a recibir el apoyo monetario oficial. El presidente Fernández agregó, además, que se apoyará a las empresas afectadas por los cierres.

5. Los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), salario familiar y asignaciones por embarazo no tendrán que ir a ninguna oficina para inscribirse en el beneficio si son del AMBA. Recibirán automáticamente el pago y lo verán acreditado en sus cuentas.

Fernández había anticipado que dada la decisión de restringir la circulación en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y otras zonas del país se compensaría a beneficiarios de asignaciones sociales y a monotributistas de las categorías más bajas con un nuevo bono de $15.000 por los 15 días de cierre dispuestos esta semana.

Seguir leyendo

Economía

En lugar de estabilizar los precios, la Ley de Alquileres los disparó y la suba histórica ya supera el 67 por ciento

n la Ciudad de Buenos Aires las rentas mensuales aumentan dos veces más rápido que los sueldos y muy por encima de otros precios

editor02

Publicado

on

Por

Desde San Francisco hasta Londres y Hong Kong, la demanda de apartamentos de alquiler ha disminuido durante la pandemia, lo que también ha hecho caer los precios.

Pero en una metrópolis mundial, los alquileres están aumentando como nunca antes. Los inquilinos en la ciudad de Buenos Aires están viendo cómo los precios de los apartamentos se disparan un 67% respecto al año anterior a un promedio de unos 35.000 pesos al mes (USD 377). El alquiler ahora sube dos veces más rápido que los sueldos, y muy por encima de otros precios.

“Nadie imaginaba una suba por arriba de 60%, no estaba en los planes de nadie”, dijo Leandro Molina, director comercial de ZonaProp, una de las principales plataformas de bienes raíces en línea en Argentina. “Fue la suba más alta histórica”, agregó.

Fuente: BloombergFuente: Bloomberg

En parte, esto se debe a la creciente inflación en Argentina, impulsada, entre otras cosas, por la excesiva impresión de dinero por parte del Gobierno el año pasado para financiar el gasto social por el covid-19.

Pero también es la consecuencia no deseada de la reforma a los alquileres aprobada el año pasado por el Gobierno nacional que pretendía estabilizar los precios y proteger a los inquilinos. A partir de julio, el Banco Central publicará un índice que indica cuánto pueden aumentar legalmente los alquileres. Y dado que los propietarios en Buenos Aires no saben cuánto podrán subir los precios más adelante, están aumentando los alquileres en los nuevos contratos ahora, antes de que el índice entre en vigencia, según agentes inmobiliarios locales.

La nueva ley también estipula que los contratos de alquiler se extenderán a tres años y los aumentos de precios se limitarán a una vez al año. Actualmente, un contrato de alquiler común dura dos años y los propietarios suelen subir los precios cada seis meses como parte de las condiciones establecidas en el contrato. Pero con tanta incertidumbre económica en Argentina, los propietarios e inquilinos tradicionalmente negociaban cuánto aumentará la renta.

“Nadie imaginaba una suba por arriba de 60%, no estaba en los planes de nadie”<b> (Molina)</b>

Armando Pepe, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires, dice que los cambios benefician tanto a los inquilinos, que muchos propietarios simplemente dejaron de alquilar, eliminando la oferta y llevando a precios aún más altos. Muchos de ellos todavía están afectados por una congelación de alquileres impuesta por el Gobierno, que expiró en marzo después de 12 meses.

Cuando se le pidió que comentara sobre la reforma del control de alquileres, un portavoz del Gobierno remitió las declaraciones del presidente Alberto Fernández el jueves. Fernández no habló sobre la ley, pero dijo que hablaría con el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, sobre la prohibición de desalojos que expiró recientemente, poco antes de que comenzaran las nuevas medidas de confinamiento.

Oferta decreciente

Al igual que la mayoría de las grandes ciudades, Buenos Aires no es inmune a los impactos de la pandemia, especialmente después de una recesión de tres años en Argentina. Algunos argentinos adinerados abandonaron sus apartamentos y huyeron a urbanizaciones elegantes y cerradas en las fueras de la ciudad. Muchos argentinos se enfrentan al aumento del desempleo y los confinamientos por el covid-19 que causaron el cierre de las escuelas durante todo un año.

En este contexto, existen inquilinos como Laura, una joven de 30 años de Buenos Aires. Laura y su novio pusieron fin a un año de búsqueda de apartamento cuando se mudaron de un barrio exclusivo a una zona de clase media de la ciudad. Consiguieron una tercera habitación para usarla como oficina en casa, pero su alquiler se duplicó a 70.000 pesos y dejaron la seguridad 24 horas, un gran sacrificio en medio del aumento de la delincuencia y una tasa de pobreza del 42 por ciento. La disminución de la oferta de apartamentos dejó a inquilinos como Laura en apuros.

Armando Pepe, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos AiresArmando Pepe, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires

“Llegabas a un lugar y ya estaba alquilado, era muy difícil dejar una seña”, dice Laura, quien solicitó que no se publicara su apellido. En el nuevo barrio, “me da un poco de miedo a la noche”.

La debacle de la reforma de los alquileres marca el último capítulo en uno de los mercados inmobiliarios más retorcidos del mundo. En Argentina, las ventas de viviendas –y cada vez más los alquileres– se cotizan en dólares a pesar de que la gran mayoría de la sociedad gana pesos, una moneda que ha perdido el 80% de su valor desde 2017. Las tasas hipotecarias rondan el 30% y las ventas se han desplomado. La mayoría de las viviendas en estos días se compran con transacciones completamente en efectivo.

Algunos políticos ahora están tratando de desmantelar la legislación sobre el alquiler. El diputado Álvaro González, presentó un nuevo proyecto de ley para revertir los cambios. González propone mantener gran parte de los detalles técnicos, como la cantidad que los propietarios pueden exigir por concepto de depósito, pero eliminar las reformas clave: la duración del contrato y el aumento anual controlado del alquiler. Quiere reducirlo a dos años y a aumentos de alquiler semestrales, negociados entre el propietario y los inquilinos.

Pero González, de la oposición, no promete una victoria. El partido gobernante controla ambas cámaras del Congreso y la presidencia.

“Lo que vos pretendías resolver con las modificaciones a la ley de alquileres, que era traer alivio para los inquilinos, lo que hace es complicar la situación”, aseguró. “Como vos no podés pactar el ajuste, lo que hace el dueño de la propiedad es subir el monto de alquiler para cubrirse de la inflación”, cerró el legislador.

Con información de Bloomberg

Seguir leyendo

Economía

Con producción y exportaciones argentinas en alza, se celebra un nuevo Día Mundial del Malbec

Oriundo de la región de Burdeos (Francia), el Malbec es la variedad emblemática de la producción vitivinícola argentina, donde el cepaje muestra particularidades distintas a su lugar de origen, por diferencias en clima y suelo, manejo del viñedo y métodos de elaboración.

editor02

Publicado

on

Por

La décima primera edición del Día Mundial del Malbec, la cepa insignia de la vitivinicultura argentina, se celebra este sábado en un contexto de crecimiento en la producción y la comercialización, tanto en el mercado interno como externo.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, destacó “el logro del sector vitivinícola, que supo trabajar en conjunto para posicionar las ventas en el mercado interno y externo”.

“La cantidad de hectáreas de Malbec en todo el país aumentó 43,7% en el período 2011-2020; es la variedad que más se comercializa dentro y fuera del país, con casi 55% de participación en las ventas de vinos varietales totales”, explicó Basterra.

Por su parte, el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa, afirmó que “el Malbec indudablemente fue una apuesta del sector vitivinícola que superó las expectativas y lejos estuvo de ser una moda; el Malbec nos abrió las puertas”.

“El sostenimiento en el tiempo claramente se logró por un trabajo y esfuerzo mancomunado entre el sector privado y público; toda la cadena vitivinícola es parte de este logro, desde el productor, bodegas y distribuidores”, manifestó Hinojosa.

En ese sentido, el enólogo Roberto de la Mota consideró que “el Malbec tiene atributos que lo hacen muy interesante y que tenga mucho futuro en la Argentina; un futuro promisorio porque estamos haciendo vinos cada vez más interesantes, distintivos y el mercado sigue siendo muy receptivo al cepaje”.

Con sello argentino

En una charla organizada por Bodegas de Argentina, de la que participó Télam, su par Martín Kaiser destacó el trabajo que está haciendo la industria para entender la identidad de cada lugar” y planteó la necesidad de “lograr mejorar la competitividad vitícola”.

La superficie plantada con Malbec en la Argentina varió a lo largo de los años.

La superficie plantada con Malbec en la Argentina varió a lo largo de los años.

Por su parte, la enóloga Julia Halupczok afirmó que el futuro sigue siendo el Malbec, nuestra marca” y consideró importante “no perder de vista el mercado y trabajar muy bien en la comunicación”.

Por último, Hugo Cabrini, pidió “ir reinventándonos, mantener y ganar más mercados” ante la aparición de Malbec de otros países, y destacó el potencial del varietal que “sigue traccionando en exportaciones y mercado interno”.

Oriundo de la región de Burdeos (Francia), el Malbec es la variedad emblemática de la producción vitivinícola argentina, donde el cepaje muestra particularidades distintas a su lugar de origen, por diferencias en clima y suelo, manejo del viñedo y métodos de elaboración.

El Día Mundial del Malbec se estableció el 17 de abril en recuerdo de ese día de 1853 en que se presentó ante la Legislatura Provincial de Mendoza el proyecto para fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura, encomendado al ingeniero agrónomo francés Michel Aimé Pouget quien introdujo varias cepas europeas, entre ellas el Malbec.

La superficie plantada con Malbec en la Argentina varió a lo largo de los años; en los 60 llegó a las 58.577 ha, 22,5% del total de vid en el país; luego, comenzó una rápida disminución de esta variedad, al ser sustituida por otras más productivas, y se erradicó 83% de la superficie de Malbec hasta 1995, año en que llegó a su punto más bajo de superficie cultivada con 9.746 ha; posteriormente comenzó a resurgir y las plantaciones fueron en aumento recuperando su presencia en el país.

Presente en todas las provincias vitivinícolas de Argentina, el Malbec registró en 2020 un total de 45.657 ha cultivadas, 21,3% del total de vid del país; tras aumentar 43,7% en el período 2011-2020.

Esta tendencia de aumento de la superficie de Malbec se mantiene desde hace varios años, como la producción, que en 2020 en el país fue de 3.721.290 quintales.

Asimismo, es la variedad que más se comercializa dentro y fuera del país, con una participación de 48,3% en las ventas de varietales del mercado interno y de 61,4% en las ventas de varietales en el mercado externo.

En el mercado interno, las ventas de vinos Malbec mostraron en 2020 un incremento de 118,5% respecto a 2011 y de 26,4% en el último año.

Es la variedad que más se comercializa dentro y fuera del país.

Es la variedad que más se comercializa dentro y fuera del país.

Durante 2020 las exportaciones de vinos varietales elaborados con la variedad Malbec alcanzaron un total de 1.582.360 hl, por un valor FOB de US$ 486,6 millones, con un crecimiento de 57,4% en volumen y 19,9% en valor con respecto a 2011; con el Reino Unido como principal destino, seguido por EEUU, Brasil, Canadá, Alemania y Colombia.

“El productor argentino entendió al mercado y se reconvirtió a nuestra cepa que nos representa en el mundo; debemos seguir aprendiendo del mercado y entender que el Malbec es más que una variedad de uva: es nuestra identidad. A partir de su grandeza podremos reconvertirnos a un país tierra del Malbec, el mejor vino del mundo”, afirmaron desde la cartera agropecuaria.

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement

APP CN38TV BAJATE

Tendencias