Connect with us

Economía

Daniel Artana: “El Gobierno no tiene opción a volverse más prudente, si quiere evitar un rebote en la brecha cambiaria”

Avatar

Publicado

on

La economía arrancó 2021 con la expectativa de rebote a media máquina de la caída que registró el año anterior, aunque más traccionada por el lado de la oferta, a partir de la flexibilización de las medidas preventivas de la pandemia de covid-19, que de la demanda que depende de la posibilidad de recuperar los puestos caídos y el salario real que acumuló tres años de deterioro.

Frente a ese escenario el Gobierno dispuso mantener como ancla de la inflación la extensión de los controles de precios, la regulación de las exportaciones de alimentos y la agudización de los atrasos tarifarios, aunque al costo de correr el riesgo de que se produzcan deficiencias en los servicios.

Y como en 2020 el objetivo de Economía fue la reestructuración de los vencimientos de la deuda, ahora la meta es cerrar un nuevo acuerdo con el FMI que posibilite estirar los plazos de pagos del stand-by que firmó el gobierno anterior en 2018, aunque no promete mucho a cambio, por el condicionante que imponen las elecciones legislativas de medio término.

Frente a ese escenario, Daniel Artana, economista Jefe de FIEL destacó en diálogo con Infobae que el Gobierno no podrá repetir el desempeño que tuvo en 2020 en los planos monetario, fiscal y de uso de reservas para bajar la brecha cambiaria. Alertó sobre “políticas imprudentes” y contradictorias entre anunciado y lo dispuesto.

– Economía lo hizo otra vez, intervino el Banco Central con el desplazamiento del Secretario de Finanzas al directorio de la entidad ¿Se puede asociar a lo ocurrido en diciembre de 2017 que dio lugar al inicio de un nuevo ciclo recesivo?

– No lo veo parecido. En aquel momento se intervino un BCRA independiente. Hoy el BCRA es mucho más dependiente del Poder Ejecutivo.

– En paralelo, pareciera que el ministro Martín Guzmán dio un giro en su intención de iniciar un proceso de austeridad del gasto público y disminución de la asistencia del Banco Central al Tesoro ¿Es así? ¿A qué lo atribuye?

– No podemos saber eso ahora. El discurso político se ha vuelto mucho más imprudente, pero el cierre fiscal de 2020 luce algo mejor de lo proyectado. En cualquier caso, el Gobierno no tiene opción a volverse más prudente si quiere evitar un rebote en la brecha cambiaria. No hay espacio para absorber emisión para el fisco perdiendo reservas (más allá de las que se compraron en las últimas semanas) y el margen para colocar Leliq y pases en los bancos es mucho menor que el que hubo en 2020 producto de una suba temporaria en los depósitos transaccionales. Si la política finalmente predomina y los aumentos tarifarios son menores a los del Presupuesto, el Gobierno no podrá aumentar la inversión pública como tenía proyectado (o tendrá que bancarse más inestabilidad nominal).El discurso político se ha vuelto mucho más imprudente, pero el cierre fiscal de 2020 luce algo mejor de lo proyectado

– Los datos de recaudación de 2020, y en particular de diciembre, dieron cuenta de la alta dependencia de los recursos extraordinarios derivados del aumento de la presión tributaria, pero al mismo tiempo reflejaron una clara pérdida de efectividad, en particular en lo que respecta al dólar ahorro y sobre el comercio exterior ¿Qué cabe esperar para el corriente año?

– Durante 2020 la presión tributaria nacional en la Argentina subió en algo menos de 2% del PBI (la recaudación bajó menos que lo que cayó el PBI). El 70% de ese aumento se explica por el Impuesto PAIS y por la suba en Bienes Personales, ambas medidas aprobadas a finales de 2019, previo a la pandemia. En la región ocurrió lo contrario y se redujo la presión tributaria."En la región ocurrió lo contrario que en la Argentina, se redujo la presión tributaria"“En la región ocurrió lo contrario que en la Argentina, se redujo la presión tributaria”

– Asimismo, la distribución de los recursos tributarios mostró, tanto en 2020 en general, como en diciembre en particular, que las mayores beneficiarias fueron las provincias, y un claro deterioro de los giros a la Administración Central y de la Anses ¿Qué implica para el conjunto de la economía?

– Los recursos del gobierno nacional se vieron resentidos por la caída de retenciones, en parte explicados por un adelanto de exportaciones a finales de 2019, y por los aportes a la Seguridad Social. Estos dos ingresos no se coparticipan con las provincias. En 2021 la recaudación por retenciones debería mejorar por la suba de los precios internacionales y porque no se atrasaría el tipo de cambio real. Los recursos que percibe el Sistema de Seguridad Social dependen de la evolución del empleo formal (no la veo positiva) y del salario real que podría recuperar algo.En 2021 la recaudación por retenciones debería mejorar por la suba de los precios internacionales y porque no se atrasaría el tipo de cambio real

– ¿Ese desempeño fiscal y el relajamiento de la política monetaria pueden explicar la resistencia a la baja de la brecha cambiaria y la firmeza en un alto nivel del índice de riesgo país?

 Para que la brecha cambiaria se reduzca es necesario que se visualice primero, y se concrete después, una disminución sustancial en el ritmo de emisión. Eso depende de la consolidación fiscal que se logre, ya que no hay un gran margen para colocar mucha deuda por encima de lo que vence y además porque el rendimiento de la deuda en pesos ya es alto si se quiere colocar a plazos medianos o largos. El riesgo país se mantiene elevado por las dudas que generan las decisiones económicas futuras del Gobierno y por intentos cortoplacistas de reducir la brecha cambiaria aun pagando el costo de perder reservas o malvender bonos de los organismos públicos.

– El consenso del mercado espera para 2021 un tipo de cambio mayorista que acompañará al ritmo de la inflación, y un moderado aumento de las exportaciones ¿Las estimaciones de FIEL están en esa línea? ¿Puede esperarse crecimiento del intercambio comercial si no cae abruptamente la brecha cambiaria?

– En FIEL creemos que el tipo de cambio se depreciará durante el año en forma similar a la inflación, que a su vez estimamos será alrededor del doble de la prevista en el Presupuesto 2021. La brecha cambiaria es otro disuasivo más a las exportaciones que se suma a las retenciones y los altos costos regulatorio e impositivos que genera un Estado ineficaz. Pero en el corto plazo el efecto del aumento enorme en el precio de las materias primas y la recuperación de Brasil juegan a favor de un aumento en las exportaciones."El riesgo país se mantiene elevado por las dudas que generan las decisiones económicas futuras del Gobierno"“El riesgo país se mantiene elevado por las dudas que generan las decisiones económicas futuras del Gobierno”

– ¿La decisión del Gobierno de fijar cupos mínimos diarios de exportación de maíz y de aumentar las retenciones a las ventas de vino y productos lácteos lo asocia a una motivación política con el campo y parte de la agroindustria, o a una clara necesidad de “proteger” la mesa de los argentinos, pese al innegable déficit de divisas?

– Es curioso que el Gobierno trate de justificar decisiones desacertadas en un intento de proteger la mesa de los argentinos al mismo tiempo que toma decisiones que encarecen otros productos esenciales (desde ropa a celulares) con impuestos y protección no arancelaria. En verdad, se esconde en esa retórica una vieja y anacrónica política de castigar al campo y proteger a la industria que otros países han superado hace rato. Si alguien se tomara el trabajo de calcular el valor agregado nacional de las diferentes actividades económicas quizás vería que hay muchos subsidios que se dan a actividades de bajísimo valor agregado. Un ejemplo elocuente es el tratamiento impositivo especial que se da a la producción de Tierra del Fuego, que ya era muy beneficioso y que fue profundizado por este Gobierno.

– A lo largo de 2020 el ministro Martín Guzmán basó su estrategia en acordar con los bonistas extranjeros el reperfilamiento de vencimientos de la deuda para provocar un giro positivo de las, pero pese a estirar los plazos de pago sin quita no logró torcer el humor del mercado. Ahora pareciera que todo girará en torno a un nuevo acuerdo con el FMI, más allá de la incertidumbre propia que genera la pandemia de covid-19 ¿Qué cabe esperar?

– Un acuerdo con el FMI proporcionará alivio, pero difícilmente resuelva todos los problemas crónicos de la Argentina que dependen de decisiones y acuerdos entre los distintos partidos políticos que respeten los principios económicos básicos. La coalición que gobierna enfrenta varios dilemas que la llevan a inconsistencias entre lo que su equipo económico cree que es deseable y algunas decisiones que se toman. Un ejemplo elocuente es la afirmación de la necesidad de un salto exportador al mismo tiempo que se castigan las exportaciones con una brecha cambiaria elevada o se ponen restricciones a las ventas al exterior de algunos productos. Otro es pretender controlar la inflación a machetazos cuando se sabe hace años que eso no funciona. Otro estratar de hacer populismo sin plata.La coalición que gobierna enfrenta varios dilemas que la llevan a inconsistencias entre lo que su equipo económico cree que es deseable y algunas decisiones que se toman

– ¿Es para preocuparse por el ritmo de crecimiento de los instrumentos de regulación monetaria, principalmente las Leliq que remuneran una tasa levemente superior a la tasa de inflación?

– Es un problema para observar con atención. En parte, el aumento observado en la cantidad de Leliq y pases netos fue posible por un aumento temporario en la demanda de depósitosHay que evitar entrar en el círculo vicioso de alentar a los depositantes (que son los que en definitiva permiten que haya Leliq) con tasas de interés muy elevadas en términos reales. Eso termina mal. Por eso, hay un escenario virtuoso en el cual los depositantes aceptan tasas moderadamente positivas en términos reales porque confían en el programa económico y otro vicioso donde la confianza no existe y se trata de compensar con tasas reales extravagantes o con supercepos cambiarios que en algún momento se vuelven insostenibles."Hay que evitar entrar en el círculo vicioso de alentar a los depositantes con tasas de interés muy elevadas en términos reales. Eso termina mal" “Hay que evitar entrar en el círculo vicioso de alentar a los depositantes con tasas de interés muy elevadas en términos reales. Eso termina mal”

– ¿Una reflexión final sobre qué debiera hacer el Gobierno en el actual escenario de crisis sanitaria y debilidad de las finanzas públicas, para mejorar las expectativas de inflación, actividad y empleo?

– La crisis sanitaria nos agarró en un momento de debilidad porque no teníamos la opción de otros países de financiar parte del desequilibrio con deuda. Eso obligaba a ser muy prudentes con el gasto no covid-19. El Gobierno no hizo esto, en parte por preconceptos ideológicos de que el gasto público “es bueno” y lo privado es “siempre sospechoso”. Hacia adelante hay un desafío similar. Hay una posibilidad de sorprender con un programa estructural que ataque los problemas de larga data de la Argentina, pero no veo probable que ello ocurra. El relato “épico” basado en una visión de la economía y del mundo perimida creo que mata las chances de un programa estructural que nos permita abandonar décadas de decadencia.

Seguir leyendo

Economía

El Banco Nación lanza una promoción para la compra de teléfonos celulares en 18 cuotas y sin interés

editor02

Publicado

on

Por

El Banco de la Nación Argentina lanzó la promoción para la adquisición de teléfonos celulares en 18 cuotas sin interés con dos de las tarjetas que emite la entidad, Nativa Mastercard y Nativa Visa.

Quienes quieren aprovechar la campaña, deberán hacerlo rápidamente, pues la propuesta regirá del martes 2 al jueves de marzo. Se podrá acceder a través de la Tienda BNA, una plataforma desarrollada entre el BNA y Nación Servicios, una empresa del grupo Banco Nación.PUBLICIDAD

De la promoción participarán “importantes” cadenas comerciales de todo el país, afirmó en un comunicado la entidad que preside el economista Eduardo Hecker. Las cadenas ofrecerán miles de equipos móviles, con más de 40 modelos distintos cuyas marcas y disponibilidad se puede consultar en la Tienda BNA, en el sitio https://tiendabna.com.ar/.

Para vender mejor

Con la movida, la entidad oficial pretende facilitar el acceso a la telefonía móvil y reeditar el éxito de una campaña para la compra de netbooks y tablets en cuotas, sin interés, a través de la cual se vendieron más de 7.000 unidades.Los chicos podrán usar teléfonos, tablets y netbooks con fines pedagógicos Los chicos podrán usar teléfonos, tablets y netbooks con fines pedagógicos

La Tienda BNA tiene también una campaña de “línea blanca”, que se extendió hasta el 31 de marzo y un calendario de promociones para todo el año, que incluye oferta de productos y servicios, en cuotas, con descuentos y otros beneficios.

Los tiempos de la nueva campaña semejan los de la campaña “Vuelta al Cole”, que rigió del 5 al 7 de febrero, usó la misma plataforma y se adelantó diez días al inicio del ciclo escolar en la Ciudad de Buenos Aires y tres semanas al inicio del ciclo en la provincia de Buenos Aires. Con una inflación acumulada de 36,18% en 2020 y un aumento de la canasta de útiles escolares del 48%, la propuesta incluyó artículos de librería e indumentaria con descuentos de hasta 30% para compras en un pago (con tope de devolución de $ 1.800) y un 15% para compras a pagar en de 2 a 6 cuotas, en ese caso sin tope y sin interés.

En alguna medida, la nueva campaña para la compra de celulares implica una extensión de aquella, en la medida que los celulares y recursos como tablets y netbooks se han vuelto herramientas prácticamente imprescindibles en tiempos de pandemia, “distanciamiento” social y educación “remota”, que en el nuevo ciclo lectivo se mezclará con la modalidad educativa clásica, que en los nuevos tiempos empezamos a llamar “presencial”.

Seguir leyendo

Economía

Casi el 70% de los productores agropecuarios asegura que los próximos 12 meses serán malos en lo financiero

editor02

Publicado

on

Por

Casi el 70% de los productores encuestados por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral consideraron que los próximos 12 meses serán financieramente malos para el sector. Además, el índice de confianza de los productores detuvo su recuperación, como consecuencia de la incertidumbre que genera la política agropecuaria del Gobierno. El primer Ag Barometer Austral del año registró un valor de 79 frente a 78 de noviembre 2020 y de 52 en su medición interanual de enero 2020.

A raíz de los datos sobre el índice de confianza de los productores, los especialistas de la Universidad Austral comentaron que habrá que aguardar la próxima medición para comprobar si todo esto significa un punto de inflexión en la serie, o bien si se retoma nuevamente el proceso de recuperación de confianza.

“Los niveles de confianza respecto de la situación presente y la situación futura están en los valores similares al tercer trimestre de 2019, momento en el cual había comenzado a verse el impacto del resultado de las elecciones presidenciales en la confianza de los productores”, comentaron.

Hay que recordar que la encuesta trasladó las respuestas de 406 productores, cuyo valor bruto de producción es igual o mayor a 200.000 dólares, sobre la situación financiera actual y futura de sus empresas, en base a las cuales construye un índice de confianza.

La incertidumbre política y económica que afecta a los productores, se profundizó en enero pasado con las declaraciones de la diputada oficialista, Fernanda Vallejos, que habló de la “maldición de exportar alimentos”. Algo que provocó el temor en el sector primario a nuevas intervenciones en el mercado y cierre de exportaciones, como sucedió con el cepo a las ventas al exterior de maíz que se anunció en diciembre pasado y luego el Gobierno retrocedió con la medida.Última reunión de Alberto Fernández y la Mesa de EnlaceÚltima reunión de Alberto Fernández y la Mesa de Enlace

A todo esto hay que sumar, la intención del Gobierno de aplicar medidas con el objetivo de desacoplar los precios internacionales de los locales, provocando la reacción de los dirigentes del campo advirtiendo que las materias primas tienen una baja incidencia en el precio final de los alimentos y que derivó en una reunión con Alberto Fernández, donde el presidente descartó más intervención en los mercados y un aumento de las retenciones.

“En un sector acostumbrado a los vaivenes de la política y a producir en un contexto desfavorable, el resurgimiento de estos debates implica pensar en medidas de adaptación a (nuevos) cambios en el contexto de rentabilidad”, manifestaron los especialistas de la Universidad Austral, señalando también que la encuesta mostró que el 25% de los productores ve con seguridad intervenciones, un 40% lo ve probable y menos del 15% de los productores no vislumbra intervenciones en el horizonte.

Ante el temor de que el Gobierno avance con medidas de restringir las exportaciones, el relevamiento señaló que “los productores ya comienzan a pensar estrategias que mejoren la rentabilidad ante posibles caídas en los precios de los granos como resultado del aumento de retenciones o cupos de exportación. Puntualmente para el caso del maíz, 39% de los productores manifiesta que seguirá vendiendo el maíz sin transformar, mientras que un 50% de los encuestados considera estrategias de transformación local de la producción”,

Diferentes índices

Sobre el índice de condiciones presentes, que contempla la actual situación financiera comparada con lo de hace un año atrás y las oportunidades que hay para realizar inversiones, el mismo no muestra mejoras sustanciales y alcanzó los 78 puntos, reflejando un aumento del 2,6% en comparación con la anterior encuesta y casi un 70% interanual. Por otro lado, el índice de expectativas futuras no presentó cambios importantes sobre la encuesta pasada y presenta una mejora interanual de casi el 43%.

A partir de esto, el 44% de los productores afirmó que su situación financiera está peor que hace un año atrás, mientras que el 38% respondió que se mantiene igual y un 18% mejor. Además, teniendo en cuenta la perspectiva de lo que pueda suceder de acá a un año, el 46% afirmó que estará peor y un 19% mejor.La encuesta también mostró el bajo porcentaje sobre si el actual es un escenario propicio o no para que los productores realicen inversiones La encuesta también mostró el bajo porcentaje sobre si el actual es un escenario propicio o no para que los productores realicen inversiones

En la perspectiva sobre los próximos 12 meses, teniendo en cuenta la economía agropecuaria en general, si los mismos serán buenos o malos en lo financiero, el 64% afirmó malos y el 36% buenos. Otras de las consultas fue sobre si en los próximos 5 años el sector agropecuario tendrá mayormente buenos tiempos o mayormente malos tiempos, el 52% señaló que serán malos tiempos y el 48% buenos tiempos.

Y en el terreno de las inversiones, como la incorporación de nuevas maquinarias, compra de tierras, aumentar las cabezas de ganado, capacidad de almacenamiento y bioenergía, entre otros aspectos, el 59% de los encuestados respondió que es un mal momento para realizar inversiones y el 41% un buen momento.

Seguir leyendo

Economía

La empresas de electricidad pidieron un aumento mayor de las tarifas para cubrir el costo del servicio

editor02

Publicado

on

Por

La Secretaría de Energía de la Nación anunció que se iba a aumentar el costo de la energía eléctrica a un sector de grandes consumidores que verán llegar en sus boletas un aumento en el costo de la electricidad.

Sin embargo, el aumento autorizado es sólo para un sector de la cadena de la electridad: básicamente la generación de energía y no tiene impacto en el valor que cobran las empresas distribuidoras de electricidad.PUBLICIDAD

Así lo hizo saber la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Adeera) quien mediante un comunicado señaló que el próximo aumento tarifario para algunos usuarios industriales que determina la Resolución SE 131/21 publicada el 24 de febrero de este año “es exclusivamente para pagar parte del costo de producir y transportar la energía, concepto que las distribuidoras trasladan a sus facturas en su justa medida y pagan con lo recaudado a la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa)”.

La resolución a la que hace referencia es la que explica el avance de la Secretaría de Energía en la quita de un subsidio a los grandes consumidores de energía eléctrica con el fin de ahorrarse este año $35.000 millones y aliviar el gasto en subsidios. Esta medida afecta a 4000 comercios e industrias, que tendrán un aumento en sus tarifas eléctricas de entre 50% y 70%, y que probablemente trasladarán una buena parte de ese mayor costo a los precios finales.FILE PHOTO: Electric power cables are seen near an Energias de Portugal (EDP) power plant on the outskirts of Carregado, Portugal May 16, 2018. REUTERS/Rafael Marchante/File PhotoFILE PHOTO: Electric power cables are seen near an Energias de Portugal (EDP) power plant on the outskirts of Carregado, Portugal May 16, 2018. REUTERS/Rafael Marchante/File Photo

Así la entidad que agrupa a las empresas dedicas a cubrir el trayecto entre la producción y los electrodomésticos hogareños señaló que esta normativa “no tiene ninguna incidencia” en el negocio de la distribución de energía ya que la parte de la tarifa que corresponde al Distribuidor, denominado Valor Agregado de Distribución o VAD, “no se modifica. En la mayoría de las jurisdicciones del país el VAD se encuentra congelado desde hace al menos 2 años”.

A partir de este análisis es que la Asociación explica que los usuarios de las distribuidoras no pagan en la tarifa el costo total de la energía, ya que el Estado subsidia entre el 60% y 40% de ese costo según la categoría. “Esta Resolución establece principalmente una quita de subsidios a usuarios industriales denominados GUDI (Grandes Usuarios del Distribuidor) que son aquellos que no contratan su energía en el mercado mayorista y de hasta 300 KW de potencia”,

Al respecto, en 2018 el gasto medio en energía eléctrica sobre la facturación bruta de las principales 500 grandes empresas del país representa 1,5% para los usuarios de mayor demanda y 0,9% para los usuarios GUDI, que son los principales afectados por esta Resolución.La medida se adoptó para corregir "un manifiesto tratamiento desigual en materia de coste de la energía eléctrica" que había entre usuarios con un consumo diario de más de 300 kilovatios de electricidad. EFE/Fabián Mattiazzi/Archivo
La medida se adoptó para corregir “un manifiesto tratamiento desigual en materia de coste de la energía eléctrica” que había entre usuarios con un consumo diario de más de 300 kilovatios de electricidad. EFE/Fabián Mattiazzi/Archivo

Estos porcentajes en 2021 son menores porque la tarifa estuvo congelada desde 2019 y la inflación fue del orden del 40% anual. Además, en la comparación regional en América latina, las tarifas eléctricas del segmento comercial e industrial de Argentina son entre un 22% y un 25% más bajas que el promedio.

En este punto, la entidad que agrupa a todas las compañías distribuidoras de energía del país señaló que la producción y distribución de energía “tiene un costo y no es “gratis” o “económico” como algunos consideran”. Y que para que el sistema funcione es necesario “inversiones constantes” con el fin de garantizar las condiciones de calidad requerida por los usuarios, como así también para sostener la operación. “Este costo se paga ya sea a través de la tarifa o a través de subsidios, que se financian vía impuestos que pagan los ciudadanos, deuda que contrae el Estado o emisión monetaria. El nivel de subsidios incide directamente en el presupuesto nacional y el déficit por no incrementar la tarifa termina generando más inflación a futuro”.

Seguir leyendo
Advertisement
Advertisement

APP CN38TV BAJATE

Tendencias