Connect with us

Hi, what are you looking for?

Mundo

A una semana de las elecciones en Francia, Emmanuel Macron prometió un cambio de estilo en su gobierno

“El objetivo no puede ser simplemente continuar como estaban las cosas (…) He escuchado que quieren un cambio”, aseguró el presidente en una carta abierta publicada en los medios locales

El presidente francés, Emmanuel Macron, prometió el domingo un “cambio” de estilo de gobierno independientemente de quién gane las elecciones anticipadas que convocó, mientras nuevas encuestas indicaban que su partido centrista podría volver a ser derrotado por la extrema derecha.

A pesar de la perspectiva de un parlamento sin mayoría, Macron insistió en que terminaría su mandato hasta 2027, desafiando los llamados de sus oponentes a dimitir en caso de que la extrema derecha Agrupación Nacional (RN) salga victoriosa.

“El objetivo no puede ser simplemente continuar como estaban las cosas”, dijo el jefe de Estado en una carta abierta publicada en los medios franceses. “He escuchado que quieren un cambio”.

“Pueden confiar en mí para actuar hasta mayo de 2027 como su presidente, protector en todo momento de nuestra república, de nuestros valores, respetuoso del pluralismo y de sus elecciones, a su servicio y al de la nación”, añadió.

Marine Le Pen, la figura decorativa de la Agrupación Nacional, dijo el sábado que la renuncia de Macron podría ser la única solución para evitar una presidencia saliente durante los tres años restantes de su mandato.

Sus comentarios se produjeron cuando dos nuevas encuestas de opinión publicadas mostraron que RN tenía entre el 35 y el 36 por ciento de las intenciones de voto a medida que se acerca la primera vuelta el 30 de junio. Lideran una alianza de izquierda con un 27 y un 29,5 por ciento, con los centristas de Macron en tercer lugar con un 19,5 por ciento. 22 por ciento.

Eso pondría a la extrema derecha al alcance de una mayoría absoluta de al menos 289 escaños, y abriría un período combativo de gobierno de “cohabitación” en el que el presidente y el primer ministro provienen de partidos rivales.

Macron reconoció que su decisión de convocar elecciones anticipadas había generado en algunos votantes “una ira que se ha vuelto en mi contra”.

También destacó “esta fractura entre el pueblo y quienes dirigen el país, que no hemos logrado reducir”.

“El objetivo no puede ser simplemente continuar como estaban las cosas. He oído que ustedes quieren un cambio”, añadió, destacando en particular las “respuestas mucho más fuertes y firmes” de su administración sobre “la inseguridad y la impunidad”.

Imagen de archivo de Marine Le Pen, líder del partido de extrema derecha Reagrupamiento Nacional, haciendo campaña en Henin-Beaumont, Francia. 14 junio (REUTERS/Sarah Meyssonnier)Imagen de archivo de Marine Le Pen, líder del partido de extrema derecha Reagrupamiento Nacional, haciendo campaña en Henin-Beaumont, Francia. 14 junio (REUTERS/Sarah Meyssonnier)

¿Quién debería gobernar?

Pero Macron insistió en que la próxima votación, con una segunda vuelta el 7 de julio, no era “ni una elección presidencial ni un voto de confianza al presidente de la república”.

Más bien, fue una oportunidad para responder “una sola pregunta: ¿quién debería gobernar Francia?”.

“El gobierno entrante, que necesariamente reflejará su voto, espero que se parezca a los distintos republicanos que habrán demostrado el coraje de oponerse a los extremos”, afirmó.

En las elecciones al Parlamento de la UE a principios de este mes, la extrema derecha terminó primera en Francia con el 31,5 por ciento de los votos, el doble del 15 por ciento del Renacimiento centrista de Macron.

Las encuestas de opinión sugieren que el RN está listo para lograr su mejor puntaje en la votación legislativa, lo que potencialmente le dará la oportunidad de nombrar a un primer ministro, muy probablemente a su telegénico y joven jefe del partido, Jordan Bardella.

Gabriel Attal, primer ministro de Macron, dijo el domingo que había “escuchado el mensaje” enviado por la votación del Parlamento de la UE y dijo a la radio RTL que “en nuestros métodos, en nuestra gobernanza, tenemos que hacerlo mejor”.

También se considera que el partido de Macron está rezagado respecto del Nuevo Frente Popular (NFP), una alianza de último minuto de partidos de izquierda que incluye al ex presidente (y ex jefe de Macron) Francois Hollande.

Pero los enfrentamientos esporádicos entre los socialistas, los comunistas, los verdes y el partido Francia Indoblada (LFI), del líder agitador Jean-Luc Melenchon, han alimentado dudas sobre cuán cohesiva resultará su alianza.

Algunos votantes socialistas han luchado con la idea de respaldar una alianza con LFI, con algunas figuras del partido acusadas de antisemitismo y un historial de declaraciones euroescépticas.

“Tengo la intención de gobernar este país”, dijo Mélenchon a la televisión BFM, algo que sus socios de coalición no han mostrado intención de aceptar.

Mélenchon debería “guardar silencio” y evitar provocar el “rechazo” que genera entre los votantes de izquierda más moderados, respondió Hollande.

(Con información de AFP)

LO QUE TE PERDISTE MIRALO

Sociedad

Una mujer fue detenida en Santiago del Estero luego de tirarle aceite hirviendo a su marido, que estaba leyendo la Biblia. La hija de 10 años de...

Deportes

A días de definiciones clave en las Copas, el Millonario repite equivocaciones y los Xeneizes sufren por errores de gestión. Inestable. Esa es la mejor definición...

Mundo

Cientos de inmigrantes utilizan el archipiélago colombiano del Caribe para llegar a los Estados Unidos. Naufragios e inseguridad.

Deportes

Ángel Di María confirmó que no va volver a Rosario Central. Así lo confirmó Gonzalo Belloso el presidente del conjunto rosarino en una entrevista y contó que el...